Cada vez son más las madres que necesitan hospedarse en el Hospital Avellaneda. Foto La Gaceta

Cada vez más personas se acercan a los comedores. Paralelamente, los problemas alimentarios se acrecientan porque disminuye el consumo de carne y aumenta el de arroz y el fideo.

 

Las consecuencias de la crisis económica comenzaron a visibilizarse en este último tiempo. Las personas que acuden a los comedores son cada vez más, sumado a aquellas que acuden a hospitales con problemas por mala alimentación.

En este último caso, el Hospital Avellaneda se destaca la cantidad de mujeres que junto a sus hijos esperan frente a la ventanilla de Admisión Materno Infantil.

En ese sector, las mamás internan a sus bebés y deben alojarse en el centro asistencial porque sus niños aún dependen de la leche materna. 

En los últimos meses, la situación se agudizó y hubo un incremento en la cantidad de madres que necesitan quedarse en el Hogar, donde reciben cuatro comidas al día.

Desde el hospital indicaron que incluso hay cada vez más personas que, aún contando con la asistencia de una obra social, deben recurrir a la salud pública para recibir atención gratuita. También, se registró un incremento en los problemas alimenticios porque se disminuye la carne y aumenta el arroz y el fideo, y eso repercute en los valores de glucosa, colesterol y demás, explicaron desde el nosocomio. 

Compartir

Comentarios