Un gran número de viviendas ubicadas al pie de una cadena montañosa quedaron enterradas.

Tres movimientos sísmicos de gran magnitud azotaron la isla de Hokkaido y provocaron derrumbes masivos que afectaron viviendas. Pronosticaron riesgo de réplicas en los próximos días.

Una serie de fuertes terremotos de magnitud 6,7, 5,3, 5,4 y varios más de magnitudes superiores a 4 han sacudido la isla japonesa de Hokkaido en la madrugada de este jueves, según informó el Servicio Meteorológico de EE.UU.

Según AFP, los temblores se cobraron la vida de al menos 9 personas y dejaron decenas de desaparecidos. Además, alrededor de 300 personas, según NHK, resultaron heridas. 

Funcionarios de la Agencia Meteorológica de Japón señalan que el primer sismo alcanzó la máxima magnitud en la escala de 1 a 7 que se aplica para evaluar terremotos en el país. Además, se registraron docenas de temblores de diferente intensidad tras el primer terremoto, reporta NHK.

Los deslizamientos de tierra resultantes de los movimientos telúricos provocaron una serie de derrumbes masivos de casas en las zonas afectadas.

Todos los desaparecidos son vecinos de la localidad de Atsuma, cerca de la cual se ubicó el epicentro del primer temblor. Allí, los deslizamientos de tierra sepultaron varias viviendas.

Como última medida, se lanzó en la zona una operación de rescate con helicópteros. Los especialistas están buscando a los desaparecidos bajo los escombros. Las autoridades están evaluando el nivel de daños que han causado los temblores en distintos tipos de construcciones de la prefectura de Hokkaido.

En la prefectura se observan casas inclinadas y agrietadas, así como socavones y fracturas en las rutas. En algunas zonas de la prefectura fueron emitidas órdenes de evacuación. El primer ministro nipón, Shinzo Abe, ha afirmado que unos 25.000 integrantes de la Fuerza de la Autodefensa del país participarán en las tareas destinadas a paliar las consecuencias del desastre.

Asimismo, un gran número de viviendas ubicadas al pie de una cadena montañosa quedaron enterradas tras los sismos, mientras cerca de tres millones de hogares se han quedado sin electricidad.

Por el corte de electricidad, los gestores de la central nuclear de Tomari, en la isla de Hokkaido, han tenido que recurrir a la ayuda de seis generadores diésel de emergencia que sirven para enfriar las barras con combustible nuclear. El suministro energético de fuentes externas ya se ha recuperado.

Los expertos advierten que existe un alto riesgo de réplicas durante los próximos siete días, así como de colapsos de otros edificios cercanos al epicentro. Los equipos de rescate se encuentran desplegados en el lugar del movimiento telúrico.

Fuente: RT.

Compartir

Comentarios