Calculan un precio del producto de u$s 4,1 por millón de BTU a un tipo de cambio de $31,47 para el semestre que va hasta marzo de 2019.

Las compañías están en conflicto con la Secretaría de Energía por la estimación de los funcionarios con respecto al dólar en el próximo semestre.

Para anunciar que las tarifas de gas no aumentarán más del 30% en octubre, la ahora secretaría de Energía está calculando un precio del producto de u$s 4,1 por millón de BTU a un tipo de cambio de $31,47 para el semestre que va hasta marzo de 2019. Pero esta estimación es fuertemente cuestionada por las petroleras, crearía un serio perjuicio a YPF y generaría la necesidad de girar más fondos del Estado para que la ex Enarsa cubra el costo de la importación.

La situación es extremadamente complicada porque todas las variables y proyecciones se modificaron con la corrida cambiaria que todavía no paró, y no hay espacio para que los usuarios residenciales y las pymes afronten un nuevo aumento sea cual sea el número definitivo.

El origen del problema está en la dolarización del precio del gas que el Gobierno no quiere resignar aunque ahora busque acotarlo en medio de la crisis cambiaria. También en la tablita ascendente en dólares para el valor en boca de pozo que había fijado el exministro Juan José Aranguren, y en el apego excesivamente estricto de ese funcionario a la legislación dictada para este servicio público durante la década del 90.

El punto es que el precio promedio del gas para todos los usuarios que no compran directamente, estaba en u$s4,68 en abril y en octubre debía ascender a u$s 5,20. Ahora, el Gobierno quiere bajar el precio a u$s4,10 por millón de BTU con el argumento de que sobra producto (lo cual llevaría a una importante alza en el próximo invierno cuando falte y no sobre).

En la audiencia pública que se hizo ayer en Capital Federal y en la que se hará hoy en Santiago del Estero no estuvieron ni van a estar las petroleras. YPF figuraba en el orden del día ayer, pero finalmente no se presentó por el desacuerdo que existe con el Gobierno. En tanto las distribuidoras calcularon un aumento del 31% para un usuario residencial de consumo medio (hasta 1000 metros cúbicos anuales) considerando la propuesta de la ex Enarsa que incluye un precio de u$s4,1 a un tipo de cambio de $31,47 durante el semestre octubre-marzo.

Fuente: Ámbito.

Compartir

Comentarios