Autoridades económicas nacionales intentan concretar el adelanto del acuerdo realizado en junio.

Encabezados por Roberto Cardarelli, los integrantes del Fondo llegaron para continuar las negociaciones en Buenos Aires. Lagarde quiere muestras concretas y "reformas serias".

Las negociaciones entre el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Argentina se trasladaron a Buenos Aires, para entrar en el terreno de los detalles. El grupo de funcionarios liderados por el italiano Roberto Cardarelli arribó al país y los argentinos que estaban en Washington también retornaron, entre ellos el vicepresidente del Banco Central, Gustavo Cañonero. 

Ambos equipos procurarán apurar el cierre del entendimiento, para que el país pueda acceder por anticipado en 2019 a dinero que estaba previsto para 2020, en el marco del acuerdo stand by por u$s50.000 millones firmado en junio.

Cardarelli y su gente tuvieron ayer al menos dos encuentros, uno con funcionarios del Palacio de Hacienda y otro en el Banco Central.

Si algo indica que la discusión ya se focaliza en la cuestión central, lo demuestran algunas de las exigencias del organismo para el Gobierno de Mauricio Macri que trascendieron en las últimas horas. Entre ellas, el Gobierno argentino deberá presentar un "programa serio" de recortes de gastos, que a su vez, deberá ser consistente con un programa monetario.

En una entrevista con el diario británico Financial Times, la titular del organismo Christine Lagarde realizó las manifestaciones de mayor dureza hasta el momento respecto de la Argentina. Allí sostuvo que el presidente del Banco Central, Luis Caputo, tiene que ofrecer "claridad, transparencia e información apropiada" a los inversores. Además dijo que "si el presidente Macri incluye reformas serias en su plan, lo miraremos".

En otras palabras, no alcanza con promesas de ajustes. Tendrán que mostrar cómo lo van a hacer y para ello deberán demostrar muñeca política. El Gobierno ya tiene avanzado el acuerdo por el Presupuesto 2019 con los gobernadores, pero falta precisamente parte de la letra chica.

Fuente: Ámbito.

Compartir

Comentarios