Rodrigo Mora fue titular y convirtió por primera vez desde su regreso.

Con doblete de Rodrigo Mora, uno de Camilo Mayada y otro de Gonzalo Martínez, de penal, los de Gallardo derrotaron 4-1 al equipo sanjuanino, que había descontado por Erpen.

Independiente y Boca ya se transformaron en el futuro inmediato y todo lo que hizo y decidió Marcelo Gallardo en el partido con San Martín de San Juan fue en función de los cuartos de final de la Copa Libertadores y del superclásico.

El equipo que armó, los jugadores que guardó y los cambios que hizo el Muñeco tuvieron la obligación del hoy pero, más que nada, apuntaron al mañana. River necesitaba ganar de una buena vez en la Superliga y ganó.

El triunfo es lógico pero abultado. Nació de la búsqueda y la perserverancia -después de sufrir un par de ataques directos de los sanjuaninos-, y de una pelota que se fue por centímetros antes del centro de Pratto para la definición de Mora. Y lo cerró con otra decisión polémica de Delfino: penal del Pity Martínez tras la aparatosa caída de Enzo Pérez ante un Ardente que antes tocó la pelota.

Gallardo cuidó a Montiel, Maidana, Casco y Ponzio. Le dio minutos de entrada a Nacho Fernández pero lo sacó en el entretiempo. Después puso a Palacios, el Pity Martínez y Borré. También reemplazó a Pratto. Y ni siquiera llevó al banco a Quintero, el que más minutos acumuló en la doble fecha FIFA.

Este concluyente 4-1, además, les sirvió a Moreira, Martínez Quarta, Mayada -de lateral izquierdo- y Zuculini para sumar minutos oficiales, algo que no ocurre habitualmente.

Así, con polémica por algunas decisiones arbitrales (estuvo bien anulado lo que era el 1-0 de Scocco) pero también con autoridad y justicia, River se desahogó en la Superliga, extendió a 27 partidos la impactante racha sin perder y va por dos clásicos que empezó a jugar este mismo sábado.

Fuente: Olé.

Compartir

Comentarios