Dante Sica, ministro de la Producción.

El aumento del costo crediticio jaquea a las pyme y complica la cadena de pagos. Discuten condiciones y tasas.

El ministro de la Producción, Dante Sica, quiere cerrar esta semana una negociación que viene desarrollando con bancos privados. La idea es sumarlos al programa de descuento de cheques a tasa subsidiada que el Gobierno ya implementó con una docena de bancos públicos y uno cooperativo.

El esfuerzo sería compartido: una parte es aportada por el propio Estado, pero un porcentaje del descuento de tasa debe provenir de una reducción de las utilidades de cada entidad.

A principios de julio, ni bien asumió en el ministerio, Sica puso en marcha la línea vigente, que tiene una tasa del 29% anual en pesos para el descuento de cheques de hasta 90 días de plazo. El monto disponible para las pyme se acordó en $ 26.000 millones.

En Producción quieren, además, revisar el funcionamiento del programa, ya que consideran que viene funcionando a medias. Algunas entidades, por ejemplo, ofrecen estos créditos subsidiados pero a tasas mucho más altas que las comprometidas. Y por otra parte, las empresas se quejan que los bancos piden requisitos excesivos para poder acceder a este financiamiento.

Sin embargo, resultaría imposible replicar esas mismas condiciones para sumar a la banca privada. El motivo es que la tasa de referencia que estaba en ese momento en 45% saltó al 60%, luego de la corrida cambiaria de agosto. Por eso, la discusión pasa por la tasa que realmente se le podría cobrar a las pyme, con subsidio del Gobierno pero al que también los bancos deberían sumar su esfuerzo para ofrecer rendimientos más bajos que los de mercado.

Los bancos están cobrando tasas cercanas al 70% anual en pesos para descontar cheques. Esta situación hace varios meses que viene poniendo en peligro la supervivencia de las empresas y genera fuertes inconvenientes en la cadena de pagos. En forma creciendo, las grandes compañías se terminan financiando con sus proveedores, alargando los plazos de pago para no tener que recurrir a un descubierto bancario.

Ya hace varios días que hay contactos permanentes entre Producción y la banca privada para que ellos también se sumen a la iniciativa. El problema es que las entidades vienen sufriendo una reducción de la rentabilidad en los próximos meses, ante el aumento de los costos y una disminución en el ritmo de otorgamiento del crédito.

Por otra parte, el Central ya avisó el último martes en su última reunión de Política Monetaria que por lo menos hasta fin de año la tasa de referencia seguirá en 60%. El argumento esgrimido es que es necesario mantenerla en valores altos para combatir la inflación y reducir el impacto del aumento del dólar sobre los precios.

Fuente: Infobae

Compartir

Comentarios