El FMI habría monitoreado las intervenciones del Banco Central para mantener estable la moneda.

La divisa norteamericana cerró la jornada en $38,13.El Banco Central busca establecer un piso y un techo para mover el preico de la moneda.

Luego de dos sesiones en bajas, el dólar continuó la tendencia y cayó fuerte este viernes 85 centavos, a $ 38,13, según el promedio del Banco Central. En el Nación se vende a $37,80, casi un peso menos que el jueves.

 

El mayorista, por su parte, cayó más de un peso, a $ 37,15. Este mercado es donde operan bancos, grandes empresas y el Banco Central, y cuya cotización termina incidiendo luego en el canal minorista, donde compran los ahorristas.

 

Después de una devaluación del peso que llega al 50% en lo que va del año, el Banco Central quiere marcarle la cancha al tipo de cambio. Tras el ensayo de las subastas de divisas, y las intervenciones “sorpresa” monitoreadas por el FMI, el titular del organismo monetario, Luis Caputo habría consensuado con el FMI modificar el esquema de intervenciones en el mercado cambiario.

 

Ahora se propone trabajar con bandas de flotación, es decir, estableciendo un piso y un techo dentro del cual permitirá mover al precio del dólar. Superado el techo o perforado el piso, el Central tendría manos libres para hacer volver al precio del dólar al interior de esas bandas.

 

Se habla de una banda cambiaria bastante amplia: un techo que va de los 40 a los 44 pesos y un piso de entre 32 y 36 pesos. Si el dólar supera el techo, el Central vendería divisas, si perfora el piso, saldría a comprar.

 

Es posible que esta decisión no esté volcada en los textos del acuerdo próximo a anunciarse y que se trate de un acuerdo “de palabra” que haya sido aceptado por el Fondo, que no simpatiza con este mecanismo.

 

El jueves el dólar minorista bajó a $ 38,97 mientras que el mayorista terminó en $ 38,20, después de tocar los $ 40 una semana atrás. Los movimientos de los últimos días indicarían que para el mercado la corrida cambiaria que arrancó en abril habría llegado a su fin. Y en el Banco Central piensan parecido.

 

Fuente: Clarín

Compartir

Comentarios