Julio Velasco fue suspendido por el festejo posterior al triunfo de ayer y no pudo estar en el banco.

La selección de voley cayó por 25-18, 25-22 y 25-22, ya no tiene chances de clasificar a la tercera instancia del mundial y se despedirá mañana, desde las 11, ante Francia.

Las chances de clasificación, que eran remotas antes de comenzar esta segunda fase, habían engordado el viernes con la épica victoria ante Polonia. Sin embargo en un puñado de horas se extinguieron. Sin Julio Velasco en el banco, el seleccionado argentino de vóleibol perdió 3-0 con Serbia en el Palacio de Cultura y Deportes de Varna en su segundo partido en el grupo H y ya no podrá acceder a la tercera fase del certamen.

El entrenador argentino recibió una fecha de suspensión por los gestos que realizó tras la victoria del viernes frente a Polonia, en un duelo en el que las decisiones arbitrales en puntos clave habían resultado perjudiciales para la Albiceleste. Por esta sanción, el técnico debió seguir el encuentro desde la platea y en el banco las indicaciones corrieron por cuenta de sus asistentes, Julián Álvarez y Hernán Ferraro.

En el set inicial, Argentina tuvo un buen comienzo con la contundencia en ataque de Cristian Poglajen y Lisandro Zanotti, y llegó apenas un punto abajo al primer tiempo técnico (8-7). Pero, de a poco, los balcánicos comenzaron a distanciarse a partir de algunos errores de su adversario y terminaron quedándose con el parcial por 25-18 en 25 minutos de juego.

La historia fue similar en el segundo capítulo. Con mucho más protagonismo de Facundo Conte y Pablo Crer en ataque, Argentina peleó mano a mano hasta llegar al 17-17. Entonces los serbios hilaron cuatro puntos seguidos y rompieron la paridad definitivamente. Con la potencia difícil de controlar de Uros Kovacevic, clave en los momentos calientes, los europeos se impusieron por 25-22 e hicieron trizas las remotas chances que todavía mantenía el seleccionado nacional de avanzar a la tercera fase del torneo.

Ya sin opciones de clasificación, Argentina salió a jugar el tercer set con gran soltura. En sintonía, Serbia se mostró errático. Incluso el entrenador Nikola Grbic sacó a Kovacevic, impreciso y fastidioso. Con Velasco muy atento en la platea, su equipo llegó a sacar seis puntos de luz promediando el parcial, pero los balcánicos reaccionaron y fueron limando la distancia hasta pasar al frente 21-20.

En el tramo decisivo, Serbia no falló y cerró por 25-22 para conseguir su sexta victoria en siete partidos en el certamen (solo cayó ante Estados Unidos en la primera ronda) y el domingo definirá el primer puesto de la zona con Polonia.

El seleccionado argentino cerrará su participación en el grupo H el domingo, cuando enfrente a Francia a las 11 en Varna. Este será el último partido en el banco argentino de Velasco, que luego regresará a Italia para dirigir a Modena, el equipo con el que consiguió cuatro títulos en la Liga de ese país en la década de 1980 antes de tomar el mando de la Azzurra, con la que ganó dos Mundiales y cinco Ligas Mundiales.

Marcelo Méndez, entrenador de Sada Cruzeiro de Brasil, se hará cargo del equipo en 2019 y lo conducirá durante los próximos seis años. Su primer objetivo grande será conseguir la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Fuente: Clarín.

Compartir

Comentarios