La familia busca justicia por el niño.

El abogado de la familia del niño dijo que harán un nuevo pedido de prisión preventiva para el efectivo detenido por un robo el fin de semana.

La familia de Facundo Ferreira, el niño de 12 años que fue asesinado de un disparo y por el que está imputado el policía Nicolás González Montes de Oca detenido por un arrebato, dijo que el efectivo siempre fue “peligroso y ladrón”. 

“Siempre dijimos lo mismo: que era peligroso y que salía a robar. Desde el principio se acercaron personas que nos contaron que andaba drogado. Nos decían que nos cuidemos”, dijo Rita Ferreira, tía de Facundo.

González Montes de Oca es uno de los dos policías acusados de matar de un disparo en la nuca a Facundo en marzo pasado en la zona de El Bajo. El otro uniformado es Mauro Díaz Cáceres. Ambos permanecían en libertad a pesar de los pedidos de prisión preventiva formulados por la querella y por la fiscal Adriana Gianonni quien investiga el caso. 
González Montes de Oca fue detenido el fin de semana por un arrebato contra una mujer, en Lastenia, al este de la capital. El domingo fue presentado en los Tribunales. Negó su participación en el hecho y se abstuvo de declarar. La fiscala Adriana Reinoso Cuello (VI) pidió su detención, planteo que fue aceptado.

El abogado de la familia Emilio Guagnini dijo en La Gaceta que evalúa solicitar un nuevo pedido de prisión preventiva en la causa. “Con este nuevo hecho ya tendría dos posibles causas que aumentan el riesgo de fuga”, fundamentó.

“Cinco veces pedimos la prisión preventiva y fue denegada, a pesar de que se probó que los policías involucrados insólitamente recolectaron pruebas en el lugar donde ellos mismos dispararon contra Facundo. Además, amenazaron reiteradamente a la familia”, señaló Guagnini. “Su hermano hasta me amenazó con matar a mi hijo en Tribunales. Después dispararon contra nuestra casa. Son un peligro para nosotros y para la sociedad. Me pregunto a cuántas mujeres habrá golpeado y robado”, cuestionó la tía del niño.

“Los asesinos de mi sobrino tienen que estar presos. Me da mucha bronca que no los hayan detenido cuando lo mataron, y ahora sí. Pero así es la Justicia, los pobres pagamos por lo que hacemos, pero parece que los policías no”, concluyó.

Compartir

Comentarios