En el sepelio los hombres hicieron disparos.

Los sospechosos tenían armas de fuego de alto calibre. La Policía ya habría identificado a las personas que participaron en el sepelio.

En el velorio de Ulises Herrera, el joven de 17 años que fue ultimado de un balazo en un supuesto enfrentamiento que mantuvo con un efectivo de la Policía Federal en San Cayetano el viernes pasado, personas hicieron tiros al aire con armas de fuego de alto calibre. La Policía investigan quienes fueron los autores y refuerza la seguridad en la zona. 

El cabo José Enrique Albornoz estaba charlando con un hombre el viernes por la noche en Thomas Edison al 100. Cuatro jóvenes en dos motocicletas armados se bajaron y le pidieron al policía que les entregara su moto. El uniformado se identificó y se desató un tiroteo. Herrera recibió un balazo en la cabeza que le provocó la muerte y, Joel Jesús Sale, de 19 años, fue herido por un proyectil que le ingresó por la sien y terminó alojada en el ojo derecho. La vecina María Victoria Lobo quedó en medio de la balacera y sufrió una herida en una pierna.

Por el hecho, efectivos de criminalistas de la Policía contaban con información precisa que en el velorio y sepelio del joven podrían producirse incidentes. Por ese motivo, se dispuso hacer tarea de inteligencia para evitar que se produjeran mayores incidentes.

En el velorio había más de 100 personas, 40 motocicletas aproximadamente, algunos automóviles y un colectivo que trasladaba a la gente. En medio de la procesión varias personas hicieron disparos al aire con armas de alto calibre. Investigadores identificaron los automóviles que estaban estacionados en la vereda y armaron un expediente que ya está en poder de la fiscala Adriana Reynoso Cuello.

Compartir

Comentarios