El músico dejó un gran legado en el cancionero popular.

El músico que vivía en la provincia de Santiago del Estero tenía 80 años. Fue su hijo quien contó la noticia en las redes sociales.

A los 80 años, Alfredo Ábalos, compositor y cantante de folclore, falleció el lunes. Su hijo Santiago usó las redes sociales para anunciar su deceso.

“Nací entre artistas y descubrí que la música era lo mío cuando comencé a cantar con mis hermanos y mis padres. Tuve una vida muy bella, viví muchas cosas”, dijo en una entrevista en mayo pasado.

Ábalos vivió la mayor parte de su existencia en el barrio 8 de Abril de Santiago del Estero, pese a que nació en Bueno Aires. Comenzó a los 16 años, como percusionista en el grupo de Alberto Ocampo y se recibió de profesor de Danzas Nativas con José Gómez Basualdo. En 1995 y en 2015 recibió sendos diplomas al mérito en los premios Konex como cantante masculino de folclore, aparte de muchos otros reconocimientos en el país y en el exterior. También fue importante su labor de recopilación de coplas populares.

Cuando se conoció de su muerte, comenzaron las repercusiones en el mundo de la música popular y con unánimes elogios a una forma de cantar y de componer inigualable. Los Manseros Santiagueños lo despidieron recordando que Ábalos “dedicó toda su vida al arte, a la cultura y a nuestro folclore argentino, que su alma descanse en paz y que su voz y recuerdo trascienda generaciones”; mientras que Néstor Garnica sostuvo que “sus enseñanzas quedarán por siempre en mi memoria” y Natalia Barrionuevo resaltó que “se nos fue un gran cantor eternizado en canciones”.

La despedida reunió a Peteco Carabajal, La Bruja Salguero, Emiliano Zerbini y Franco Luciani, entre muchos otros, que se expresaron con mensajes en las redes sociales con partes de los temas más conocidos del artista fallecido.

Compartir

Comentarios