El flamante presidente del BCRA fue la mano derecha de Dujovne en el Ministerio de Hacienda.

Para Guido Sandleris el impacto que genere el acuerdo con el FMI será fundamental para conocer la presión en la divisa.

Como mano derecha de Nicolás Dujovne en el ministerio de Hacienda, a Guido Sandleris le tocó defender el proyecto de Presupuesto 2019 ante legisladores, economistas y también periodistas. En varios de estos encuentros justificó la meta de $ 40 de promedio que se fijó para la cotización de la divisa el año próximo.

"A estos niveles, el dólar está súper alto, es el tipo de cambio real más elevado en una década. Pero además si le sumás otro 10%, es decir lo llevás a niveles de $ 44, ya estaríamos en los mismos valores reales que en 2003, una locura", explicaba Sandleris cuando lo interrogaron sobre el tema hace poco más de una semana.

Ahora será él quien desde el BCRA deberá demostrar que las dos variables más complicadas de cumplir del Presupuesto 2019 son factibles: el dólar a $ 40 de promedio y la inflación del 23%, cuando este año se acercará al 45%.

 

Para el flamante titular del Central, el dólar a $ 40 ya está “super alto”. Pero será el impacto que genere en el mercado el acuerdo con el FMI lo que definirá si cede o no la presión sobre la divisa, como sucedió la semana pasada
Mucho de lo que suceda con el tipo de cambio a partir de ahora estará supeditado a la reacción que tengan los mercados con el acuerdo con el FMI. Si se lo recibe de manera optimista, entonces continuará el desarme de cartera de dólares para pasarse a pesos, aprovechando las elevadas tasas de interés. Pero si la reacción es adversa, entonces volverán las presiones sobre el dólar.

Por los anteriores dichos de Sandleris y los términos de la negociación con el FMI, el objetivo ahora será efectivamente defender un piso y un techo para el dólar. Evitar más que nada que la divisa sufra fuertes oscilaciones como sucedió en agosto, cuando pasó de $ 32 a 40 en sólo un par de días.


La intervención en el mercado cambiario fue el "karma" que debió enfrentar Luis Caputo en los escasos tres meses que estuvo al frente del BCRA. Quiso intervenir sin ataduras, pero el Fondo sólo le permitía hacerlo a cuentagotas y a través de licitaciones para no influir en el precio.

El futuro de la política monetaria y cambiaria es el corazón del nuevo acuerdo con el FMI. Qué pasará con el nivel de reservas, cuál será el monto que prestará el organismo y hasta qué punto el Central podrá intervenir en el mercado cambiario son los temas claves que se dilucidarán hoy cuando se anuncie el nuevo compromiso con el organismo. Y obviamente a partir de ese momento ya estará de alguna manera sellada la suerte para el flamante número uno del BCRA.

 

Fuente: Infobae

Compartir

Comentarios