Realizaron una instalación casera para evitar robos.

El hombre habría realizado una instalación para evitar que lo asalten. Dudas desde la Fiscalía que investiga el caso.

Fátima María Ramírez falleció ayer por una descarga eléctrica. Su marido había realizado una instalación para evitar robos, ya había sido víctima de tres hechos delictivos Ahora la fiscal que atiende la causa investigará al concubino.

Pablo Héctor Gauna, esposo de Ramírez, confirmó en sede judicial que él “había puesto unos cables de alta tensión en la parte de atrás de la casa” porque había sufrido “tres robos” en la propiedad. Pero esa no es la única versión que maneja Gianonni.

La funcionaria judicial no descartaría imputar a Gauna por homicidio con dolo eventual. Según trascendió, a la fiscala le llamó la atención que el hombre no tuviera en cuenta el peligro que representaba para sus dos hijos, menores de edad, colocar una cerca electrificada. De todos modos, por ahora no se adoptarán medidas privativas de la libertad en su contra.

Hay otra versión de los hechos. Los investigadores habrían tomado conocimiento de que la víctima habría mantenido una relación sentimental y que Gauna, por celos, decidió electrificar el perímetro de la propiedad. Al ser indagado, el hombre habría reconocido que la mujer mantenía otra relación. El sector donde se encontraban los hierros electrificados está en un pasillo de la casa. Cerca de las 15, el hijo de la víctima se acercó a ese lugar y recibió un golpe de corriente. Su hermana mayor advirtió lo que ocurría y llamó a su madre.

La mujer corrió hasta el lugar y en un intento desesperado por salvarlo, recibió una descarga fatal. El niño fue trasladado al hospital de Niños y está fuera de peligro. Familiares y amigos despidieron a la mujer durante la tarde del miércoles.

 

 

Compartir

Comentarios