El Deca celebra con homenajes al primer presidente del club, don Agenor Albornoz

En una era de satisfacciones deportivas, el Decano celebra más que nunca. Desde 1902 ha sembrado y cosechado. Habrá homenajes durante toda la jornada.

Era una noche primaveral de principios de siglo. En una vieja casona de calle Rivadavia (hoy Virgen de la Merced) al 100, en pleno centro de la capital tucumana, un grupo de hombres ilustres le puso la firma al acta fundacional del Club Atlético Tucumán, y aquel 27 de septiembre de 1902 resonó un grito que se hizo símbolo para todas las generaciones decanas:  "Arriba los Corazones".

En aquella histórica jornada, Agenor Albornoz fue nombrado primer presidente. Lo acompañaron  José Fierro, Tomás Barber, Manuel Perez y Federico Rossi, entre otros, según detalla en su blog personal Silvio Nava, historiador y estadígrafo de la institución, además de actual jefe de prensa.  

“Los primeros años fueron muy difíciles, lo que hizo que Atlético estuviera al borde de desaparecer, pero la perseverancia y el esfuerzo de ese grupo de luchadores hicieron que el club saliera adelante”, recuerda Nava.

 

¿Quiénes eran aquellos hombres?

 

Fierro (izquierda), fue un educador que forjó generaciones de tucumanos. Es recordado como un entusiasta propulsor de la educación física desde fines del siglo XIX. Junto a Albornoz (derecha) notaban la importancia y la adhesión que generaban las actividades físicas entre los jóvenes, lo que los llevó a motorizar la fundación de Atlético, la primera entidad netamente deportiva de la provincia.

Según consigna el diario “La Gaceta”, la mayoría de los dirigentes nucleados en los orígenes "decanos" provenían de las reuniones que se realizaban desde 1900 en el internado educacional que Fierro dirigía en la calle Córdoba entre Rivadavia y Laprida.

Albornoz -un gran jugador de cricket- se empeñó en organizar las disciplinas y el 12 de marzo de 1903 comenzaron a practicar los flamantes socios de Atlético en el Gimnasio Escolar 24 de Septiembre, cedido por el Gobierno al club. Las instalaciones se emplazaban en la manzana que hoy ocupa el Hospital Centro de Salud. Los primeros deportes elegidos fueron fútbol, tenis y cricket, a los que pronto se sumó el ciclismo.

Fierro, enamorado del fútbol, se emocionó cuando el 9 de julio de ese año Atlético -capitaneado por Arturo Robinson- disputó el primer partido interprovincial, contra el Club Salteño. El resultado de aquel cotejo fue 3 a 1 a favor del Deca. 

Fuente: El Tucumano

Compartir

Comentarios