ARCHIVO.

Tras el anuncio del reciente acuerdo con el FMI, el Banco Central informó el nuevo marco de Política Monetaria.El dólar sería intervenido en caso de salir de la brecha de $33 y $44.


 

El Comité de Política Monetaria (COPOM) del Banco Central informó que decidieron comenzar hoy con el nuevo marco de política monetaria, el cual había sido anunciado el miércoles por el flamante titular de la entidad financiera, Guido Sandleris.


Entre los principales puntos, se destacan que el Banco Central se compromete a tener un promedio mensual de la base monetaria sin crecimiento, que las tasas serán determinadas por la oferta y demanda de liquidez, y que solo intervendrá si ese porcentaje se ubica por debajo del 60%.

También hace referencia a la intervención que realizaría el BCRA en caso de que el dólar esté por debajo de los 33 o supere los 44. Aunque este punto se había puesto en duda, luego de que se conociera que Sandleris en privado había dicho que no necesariamente sería así, sino que podrían intervenir o decidir no hacerlo. 

 

Punto por punto

De acuerdo al nuevo plan, el Banco Central se compromete a tener un promedio mensual de la base monetaria que registre un crecimiento nulo a partir de octubre y hasta junio de 2019.
En ese marco, desde la entidad financiera explican que la base monetaria se verá ajustada en diciembre, debido a que es un mes donde se incrementa la demanda de dinero. 
La meta monetaria será instrumentada mediante operaciones diarias de Letras de Liquidez (LELIQ) con las entidades financieras. 
La tasa de política monetaria pasa a ser definida como la tasa promedio resultante de estas operaciones, computándose con frecuencia diaria. De esta manera, al establecerse la cantidad de dinero de forma exógena, la tasa de política monetaria será determinada por la oferta y demanda de liquidez, y será la necesaria para cumplir con el compromiso de crecimiento nulo de la base.
El Banco Central se compromete a no permitir que la tasa de política diaria se ubique por debajo del 60% anual hasta diciembre de 2018, respetando lo asumido bajo el esquema monetario previo.
La meta monetaria se complementa con la definición de zonas de intervención y no intervención cambiaria. La zona de no intervención se define inicialmente -a partir del 1o de octubre- entre 34 y 44 pesos por dólar y se ajustará diariamente -tanto en días hábiles como no hábiles- a una tasa de 3% mensual hasta fin de 2018. 


El BCRA permitirá la libre flotación del peso dentro de esta zona. En el caso de que el tipo de cambio se encuentre por encima de la zona de no intervención, el BCRA realizará ventas diarias de moneda extranjera por hasta 150 millones de dólares. Estas ventas generarán una contracción adicional de la base monetaria que tenderá a corregir la depreciación excesiva.
En el caso de que el tipo de cambio se encuentre por debajo de la zona de no intervención, el BCRA podrá comprar moneda extranjera y definir si retira o no los pesos con los que se realizan estas compras. 
Sólo ante esta señal de aumento de la demanda de dinero, el BCRA puede aumentar la base monetaria por encima de la meta de 0% de crecimiento, lo que se hará con el respaldo del incremento de reservas.
El COPOM queda integrado por el Presidente, Guido Sandleris, el Vicepresidente, Gustavo Cañonero, la Vicepresidente segunda, Verónica Rappoport, Enrique Szewach, Director designado por el Directorio de este Banco Central, y Mauro Alessandro, Gerente Principal de Estrategia y Comunicación de Política Monetaria, ocupando interinamente el lugar del Subgerente General de Investigaciones Económicas.

 

Fuente: El Intransigente

Compartir

Comentarios