Matías Diarte fue atacado por barrabravas de Boca en el camino a ver a San Martín por la Copa Argentina.

Matías Diarte debía afrontar una operación por la rodilla pero la intervención se complicó y entró en coma. Realizan una cadena de oración en las redes sociales.

Matías Diarte, el hincha de San Martín que fue golpeado por fanáticos de Boca cuando viajaba a Formosa para presenciar el partido por Copa Argentina, tenía que ser operado de la rodilla en la que sufrió una lesión. Sin embargo, la intervención se complicó y se encuentra en grave estado.

"Hubo una complicación antes de la operación y Matías quedó en coma. Tuvo un paro respiratorio, pero ahora está mucho mejor. Los médicos están siguiendo un protocolo", comentó Solange, la hermana del seguidor del "Santo".

Los fanáticos habían iniciado una campaña para juntar fondos para que Diarte sea operado. Desde La Ciudadela también ayudaron a costear la intervención a la que debía ser sometido el joven.

 

En las próximas horas podría haber novedades respecto a la salud de Diarte. “Lo único que le pedimos a los médicos es que mi hermano salga caminando, que es para lo que fue internado”, agregó Solange desde el sanatorio donde Matías se encuentra en terapia.

En las redes sociales se inició una cadena de oración para pedir por Matías. No sólo los hinchas de San Martín se sumaron, los de Atlético también se solidarizaron. En la previa del partido de esta noche ante Banfield se mostró una bandera para apoyar al hincha del "Santo".

 

El hecho

 

El incidente ocurrió el pasado 7 de septiembre, cuando los tucumanos viajaban al estadio "Antonio Romero" para presencias el choque ante el "Xeneize". Según contaron los "cirujas", la Policía hizo estacionar a un colectivo que venía con tucumanos para una requisa, pero no advirtió que por detrás venían varios micros con integrantes de la barra del club de La Ribera.


De acuerdo a lo que detallaron, varias personas del equipo rival se bajaron y agredieron a los de San Martín. Luego rompieron el colectivo en el que viajaban los tucumanos. Diarte no pudo subirse al ómnibus y se llevó la peor parte.


Fuente: La Gaceta

Compartir

Comentarios