Los goles, en La Ciudadela, fueron de Nicolás Giménez para SAan Martín y de Adrián Calello para El Taladro.

El Santo no encuentra el camino para ganar en la Superliga. El 1 a 1 frente al Taladro desbarató la aspiración del técnico de ganar el primer partido. Tampoco para Banfield fue un buen resultado.

Un gol del mediocampista Adrián Calello sobre el final del partido, amargó el debut de Walter Coyette como entrenador de San Martín de Tucumán, que empató 1-1 frente a Banfield en el cierre de la séptima fecha, y sigue sin poder ganar en la Superliga.

El conjunto tucumano se adelantó gracias a un tanto de Nicolás Giménez, que con ayuda de un desvío en un defensor rival hizo explotar al repleto estadio "La Ciudadela", a los 36 minutos del primer tiempo. Pero a dos minutos del final del encuentro, Adrián Calello capturó una pelota dentro del área después de un tiro libre y silenció a los hinchas del "Ciruja", para rescatar un punto para los conducidos por Julio César Falcioni, que terminaron con diez jugadores por la expulsión de Claudio Bravo, en tiempo de descuento.

Pese a la tristeza por el empate, San Martín sigue sin perder como local en su retorno a Primera División -empató todos los partidos-, aunque perdió sus dos presentaciones fuera de Tucumán. El "Taladro", en tanto, venía de sufrir un duro golpe con la eliminación de la Copa Sudamericana como local ante Defensa y Justicia, por lo que cambió la cara y se llevó un punto de una cancha complicada.

 

Con nuevo esquema y nombres para renovar el ánimo tras la salida de Rubén Darío Forestello, Coyette tuvo una fresca presentación en San Martín de Tucumán. Pese a que Banfield empezó mejor y tuvo una inmejorable oportunidad en los pies de Julián Alvarez -la tiró por arriba del travesaño en una solitaria definición-, el "Ciruja" tucumano buscó involucrar mucha gente en ataque. Fue a los 36 minutos, a la salida de un tiro libre, que Nico Giménez defendió la pelota en un rebote y sacó un derechazo seco desde la medialuna que venció a Arboleda, desvío en Bravo mediante.

En la segunda etapa, Banfield mejoró notablemente porque metió mucha gente en busca de la igualdad, generó varias opciones de peligro y lo tuvo en un cabezazo bombeado de Civelli que dio en el travesaño. Pero recién sobre el cierre, con San Martín aglomerado cerca del arco de Arce, llegó la igualdad por intermedio de Calello, también tras una segunda jugada de un tiro libre.

San Martín intentó reaccionar en busca de su primera victoria, tuvo un tiro libre de Bieler que se fue cerca del ángulo izquierdo y una notable atajada de Arboleda sobre Figueroa, que hizo vibrar La Ciudadela. Fue un justo empate porque se repartieron el dominio ambos equipos y se habrán ido conformes porque pudieron revertir su imagen tras los golpes que sufrieron en los últimos días.

Compartir

Comentarios