Pacientes reclaman por sus beneficios


Los prestadores del programa Incluir Salud decidieron no aceptar nuevos casos debido a una deuda que mantiene la Nación desde abril.


El programa Incluir Salud dejó de prestar servicios a pacientes que llevan adelante su tratamiento con diálisis. Los prestadores del servicio, que incluye también el traslado de los enfermos, decidieron no aceptar nuevos casos debido a una deuda que mantiene la Nación desde abril. Incluso, adelantaron que analizan endurecer la medida de fuerza y quitar los traslados en caso de no encontrar una pronta solución.

Desde la Asociación Tucumana de Centros de Diálisis y Trasplantes Renales (Atudial) notificaron a autoridades nacionales y provinciales sobre la situación que atraviesan, pero aseguraron que hasta ahora no obtuvieron respuestas. 

Incluir Salud en Tucumán aseveró que los convenios son realizados directamente entre la Nación y los centros de diálisis, y remarcó que la Provincia se hará cargo de los nuevos pacientes que puedan surgir mientras dure el conflicto, que por ahora tiene un final incierto. 

El programa Incluir Salud depende de la Agencia Nacional de Discapacidad (AND) y abarca a discapacitados, madres con más de siete hijos, veteranos de la guerra de Malvinas y mayores de 70 años que no tienen obra social en todo el país. En Tucumán, son unos 450 los beneficiarios que están hemodializados. 

La medida de cortar los servicios había sido anunciada ya en agosto por la Confederación de Asociaciones de Diálisis de la República Argentina (Cadra) y otras empresas multinacionales. Como no hubo avances en los pagos, la interrupción de la terapia renal comenzó a regir la semana pasada. 

En provincias como en Córdoba, incluso, los centros privados dejaron de atender a los beneficiarios que ya se encontraban bajo tratamiento. Ahora deben trasladarse por sus propios medios, hasta tres veces por semana, para ser asistidos en el Hospital Córdoba.

Compartir

Comentarios