Kannemann fue una las piezas claves del equipo brasileño en el partido de ida.

Walter Kannemann, una de las figuras en la zaga central de Gremio, mostró su cautela de cara al partido de vuelta. El argentino aseguró que el local encarará el partido como si no existiera diferencia en el global.

A horas de lo que será el choque de vuelta por los cuartos de final de la Copa Libertadores, Walter Kannemann, pieza fundamental en la defensa del Gremio, avisó que su equipo no debe subestimar al siempre peligroso Atlético Tucumán, que está acostumbrado a meter batacazos y hacerle frente a la adversidad. Así, en diálogo con Radio Rivadavia, el central advirtió que la ventaja de dos goles no es sinónimo de tranquilidad para los brasileños. "Sacamos un gran resultado en Tucumán, en una cancha difícil, con un equipo difícil y bien ordenado que sabe lo que hace. No pierden nunca la idea de juego y pensamos que van a salir a hacer lo mismo en Porto Alegre", contó

"No tenemos que confiarnos para nada porque tienen buenos jugadores, con mucha experiencia. Trataremos de encararlo como si estuviese 0-0, tomando los recaudos necesarios, administrando la ventaja y jugando al fútbol, que es lo que Gremio hace bien", añadió más tarde.

 

"Puede pasar cualquier cosa con nosotros este martes. Está todo muy parejo. No veo a un gran favorito porque la mayoría se ha armado bien, hay buenos equipos. En la Copa Libertadores puede pasar cualquier cosa, todo el mundo está vivo todo el tiempo. Con lo del gol de visitante, también. Es un lindo torneo porque todo momento no sabés qué puede llegar a pasar", explicó luego el defensor.

Finalmente, el nuevamente convocado a la Selección deslizó: "A Gremio lo ven como el último campeón, pero los equipos que llegaron a cuartos final no es por suerte. Es mérito propio, porque tienen buenos jugadores y un buen equipo. Habrá que pasar, jugar el partido y demostrar en la cancha. Todos tienen la misma posibilidad de pasar o ser campeones".

 

Fuente: Olé

Compartir

Comentarios