Nacho Scocco marcó el primer gol de la noche.

El Millonario ganaba con gol de Scocco, igualó Romero y le daba el pase al Rojo, y luego Quintero y Borré rubricaron el triunfo local.

River volvió a demostrar que está hecho para este tipo de partidos, como sucedió contra Racing en octavos de final. En el estadio Monumental, superó 3-1 Independiente y avanzó a las semifinales de la Copa Libertadores. Ignacio Scocco, Juan Fernando Quintero y Rafael Santos Borré convirtieron los goles para el conjunto de Marcelo Gallardo. Silvio Romero había puesto el 1-1 parcial para el elenco de Avellaneda, que ofreció más resistencia que la Academia, pero tras el empate cedió la iniciativa y el Millonario exhibió toda su ambición y autoridad.

Como sucedió en la revancha frente a Racing, River apostó a la presión alta para jugar cerca de Martín Campaña. La innovación de los tres delanteros les ofreció más variantes a Ignacio Fernández y Palacios para las pelotas filtradas, buscando las diagonales.

Holan jugó fuerte en el inicio de la segunda parte con el ingreso de Emmanuel Gigliotti por Pablo Hernández, sumando gente en ataque. Y el gesto, en el primer intento, casi termina en la apertura del marcador. Pero River evitó la conquista y, como respuesta, sacó un contragolpe perfecto, casi a un toque, para el 1-0 de Scocco.

Pero a los 9, Gigliotti se redimió: se llevó puestos a Jvier Pinola y a Jonatan Maidana, probó los reflejos de Franco Armani… Y un día el ex Nacional de Medellín falló. El portero dio un rebote largo que aprovechó Silvio Romero para firmar el 1-1 y quedar en ventaja en la serie gracias al gol de visitante.

Pero el local regresó a la presión que le había dado buenos resultados en los primeros 20′. E Independiente retrocedió instintivamente. En un desarrollo que se rompió, en el que el ánimo jugó más que el pizarrón, eso provocó que River volviera a contar con chances. Lo tuvo Pinola, con la rodilla. Y le devolvió la ventaja Juan Fernando Quintero, quien capturó un rebote fortuito, encaró hacia el borde del área y definió con un remate ajustado para gritar el 2-1.

Y la desesperación del visitante le ofreció muchísimos espacios para rematar el duelo. Y River lo usufructuó. A los 40′, en otro contragolpe a toda velocidad, de la Cruz cedió para Borré, quien con un tiro combado puso el 3-1.

Compartir

Comentarios