La presidenta del Partido Justicialista de la provincia no recordaba muchos datos y aseguró que se enteró por los medios de comunicación de lo que pasó.

El martes a la tarde declaró como testigo Beatriz Rojkés de Alperovich, presidenta del Partido Justicialista en la provincia, en el juicio por el crimen y posterior encubrimiento de Paulina Lebbos.

Durante el interrogatorio pronunció, al menos, 20 veces que “no recordaba” datos puntuales, en particular, a las consultas de la querella sobre si había recibido información de la investigación del asesinato de la joven en el  2006. “No puedo dar precisiones; para mí, el hecho fue muy doloroso. Primero, teníamos toda la esperanza puesta en encontrarla con vida. Después apareció el cadáver. Y eso era lo suficientemente doloroso para mí, y no era mi tarea hacer algún tipo de investigación ni de pedir explicaciones”, enfatizó.

“Lo que recuerdo son sentimientos, sensaciones. No precisiones”, sostuvo la mujer al ser consultada si conocía “circunstancias específicas” del hecho. Rojkés afirmó que a través de los medios conoció la causa y las repercusiones.

En ese sentido Emilio Mrad, defensor de Alberto Lebbos, le consultó si había hablado con el entonces ministro de Gobierno y Justicia, Edmundo Jiménez, sobre la muerte de Paulina. “Que recuerde, no (...)”, dijo.

Mrad: -¿Sabe por qué renunció Pablo Baillo (ex secretario de Seguridad en 2006?

Rojkés: -No recuerdo.

Mrad: -¿Sabe quién reemplazó a Baillo?

Rojkés: -El doctor (Mario) López Herrera.

“En realidad, los ministros no acostumbraban a hacerme comentarios y hacerme participar de los temas de gobierno, doctor”, agregó seguidamente la ex presidenta provisional del Senado.

Mrad: -¿Concurrían a su casa los ministros y otros funcionarios?

Rojkés: -El Gobernador acostumbraba a hacer reuniones en casa, así que era frecuente que estén.

Rojkés recordó en su declaración que su esposo había exigido esclarecer la causa. “‘La van a buscar como si fuese mi hija’; creo que dijo así el Gobernador. No recuerdo”, enfatizó.

A su vez, remarcó que su hijo Gabriel Alperovich se había puesto a disposición de la Justicia cuando el padre de Paulina lo había “mencionado en los medios periodísticos”, en el marco de la línea de investigación los “hijos del poder”. “Se presentó para hacer un ADN. Incluso, llevó el pasaporte. Había comentarios de que estuvo un año fuera del país. Eso no fue así”, reprochó. Luego se presentó el otro hijo, Daniel.

Rojkés negó que haya participado de manera directa en las dos reuniones en la casa particular de Alperovich, el 4 de marzo y el 19 de abril de 2006. Por ello, no pudo dar datos precisos sobre quiénes y qué temas se habrían tratado.

Compartir

Comentarios