Lugar donde ocurrieron los incidentes. (Foto La Gaceta)

En un enfrentamiento "familiar" murió un hombre y otro esta grave en el Centro de Salud. Justicia por mano propia.

Momentos de mucha tensión se vivió ayer en Villa 9 de Julio. En un enfrentamiento familiar murió Miguel Ortiz y su primo Franco Ortiz resulto gravemente herido. “No me importa nada. Espero que alguna vez sientan el dolor de perder dos hijos”, dijo, Graciela Flores madre de la víctima que también perdió otro hijo, Luis,  hace poco tiempo.

Miguel Ortiz, de 32 años, circulaba junto a su primo Franco de 24  por calle Wilde al 600. En el trayecto, se cruzaron con Karina Mansilla, ex pareja de Luis. Según las primeras averiguaciones que realizaron los policías, habrían insultado a la mujer porque se fue a vivir a la vuelta de su domicilio con su nuevo compañero, Jesús Toledo.

Según trascendió Toledo estaba molesto por los insultos y salió junto a su hermano Agustín haciendo disparos. Al menos tres proyectiles impactaron en el cuerpo de Franco, que cayó en el lugar.

Miguel, entonces salió corriendo para tratar de salvar su vida. Jesús disparó y lo hirió en una de sus piernas, pero la víctima, como pudo, siguió escapando. Después de una carrera de más de 150 metros cayó al suelo, donde el agresor lo habría alcanzado para ultimarlo de un balazo en el pecho.

Familiares cargaron a los heridos y lo llevaron al hospital Centro de Salud. Miguel llegó sin vida y Franco se encuentra en grave estado.

Cuando vecinos se enteraron de lo que ocurrió dispararon contra las viviendas de los sospechosos y prendieron fuego en tres. La Policía intervino y sacó a los menores del lugar. Los vecinos creen que el conflicto no terminará y se generarán nuevos enfrentamientos.

Gonzalo Ortiz, hermano del joven fallecido, dijo en La Gaceta que no hubo en ningún momento enfrentamientos y que esas personas “quieren terminar con su familia”. “Ellos son los transas del barrio. Por eso la gente los atacó de esa manera. No los soportan porque desde hace mucho tiempo están haciendo daño. No tuvimos nada que ver. Los Toledo son de la misma banda que el homicida de mi hermano Luis”, agregó Gonzalo. “Esta gente no tiene que estar aquí. Siguen haciendo daño. Está claro que nunca encontraremos paz”, cerró.

Compartir

Comentarios