Esta semana la estrategia resultó y por eso el dólar vino registrando fuertes descensos.

Las Letras de Liquidez, surgidas del BCRA bajo la gestión de Luis Caputo, son uno de los puntos importantes de la nueva política económica, junto a las bandas cambiarias. Seis ítems para entender su objetivo.

Junto con la nueva banda cambiaria para el dólar, las Letras de Liquidez (Leliq) son uno de los instrumentos clave en la nueva política monetaria del Banco Central que arrancó esta semana.

Aunque surgieron en agosto bajo la gestión de Luis Caputo frente al BCRA, cobraron ahora gran importancia como instrumento para "secar" la plaza de pesos y evitar que se vayan al dólar.

Con tasas exorbitantes que rondaron el 70%, esta semana la estrategia resultó y por eso el dólar vino registrando fuertes descensos en cada rueda. El martes, el BCRA subastó $ 52.815 millones a una tasa promedio de 69,465% y el lunes lo hizo por $ 71.060 millones, a una tasa similar. Estas son algunas claves de estos instrumentos:

* Las Leliq son títulos en pesos a siete días emitidos por el BCRA cuya licitación se hace diariamente, a diferencia de las Lebac, que se colocaban mensualmente.

* El objetivo de las Leliq, según el BCRA, es conseguir un "crecimiento cero" de la base monetaria: es decir, sacar pesos de circulación para evitar tanto que vayan al dólar como que generen presiones inflacionarias.

* El problema que trae la absorción de pesos por esta vía es que los fondos que los bancos colocan en Leliq no se destinan a créditos, algo que podría generar un enfriamiento de la economía. Por ejemplo, en un escenario con escasez de pesos pedir fondeo para una empresa podría ser muy costoso y eso complicaría el inicio de nuevas inversiones y el refinanciamiento de deudas.

* A diferencia de las Lebac, que podían ser suscriptas por cualquier inversor (individuos, empresas, fondos, etc.), las Leliq son sólo para los bancos. Esto supone para el BCRA que las renovaciones no deberían ser tan complicadas como con las Lebac, ya que ahora podrá negociar directamente con las entidades.

* La tasa es fijada por el mercado durante las subastas, con un piso mínimo del 60% que se mantendrá hasta que aflojen las presiones inflacionarias.

* Las licitaciones diarias comienzan a las 14.15, durante 15 minutos los bancos hacen sus propuestas, y entre las 14.30 y las 14.45 el BCRA anuncia el resultado: cuántos pesos se retiraron, la tasa promedio y la tasa máxima.

Fuente: Clarín.

Compartir

Comentarios