El proyecto espacial, enmarcado en el Plan Espacial Nacional, conformará una constelación de satélites.

El mismo será propulsado desde Estados Unidos y ubicará al satelite argentino que se ocupará de monitorear catástrofes y trabajar en beneficio de la agricultura.

Después de años de minuciosa paciencia ensamblando cada pieza del Saocom-1A en Invap, ubicada en San Carlos de Bariloche, o de los paneles de la antena SAR, la carga útil de los SAOCOM, en los laboratorios del CETT (Centro Espacial Teófilo Tabanera) de Córdoba pertenecientes a  la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae), los científicos detrás del nuevo satélite argentino viven los últimos días con un vértigo y nerviosismo extremos.

A medida que nos acercamos a la fecha del lanzamiento, previsto para este sábado 6 a la noche (23:22 hora argentina), cada detalle es clave y cada ajuste resulta vital de cara al objetivo final: la puesta en órbita terrestre del Saocom a bordo de un cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX propiedad del empresario innovador Elon Musk.

Hoy, en un comunicado breve publicado en su cuenta de Twitter, la empresa SpaceX confirmó la exitosa prueba de fuego del cohete. "Prueba de fuego estático de Falcon 9 completo: lanzamiento el 6 de octubre de SAOCOM 1A desde la Base de la Fuerza Aérea Vandenberg en California", escribió.

La prueba se realizó en la plataforma de lanzamiento en la Base de la Fuerza Aérea Vandenberg, en California, EEUU. Y será el segundo lanzamiento que realiza la compañía de sus nuevos cohetes Falcon 9, de Bloque 5, con núcleo B1048.

El lanzamiento está programado para no antes de (NET) 7:22 PM hora del Pacífico (2:22 UTC) el 6 de octubre (7 de octubre UTC) desde SLC-4E en la Base de la Fuerza Aérea de Vandenberg y será el primer lanzamiento desde el vuelo Iridium NEXT 7 ocurrido el 25 de julio de 2018.

El proyecto espacial, enmarcado en el Plan Espacial Nacional, conformará una constelación de satélites (2 argentinos y 4 italianos) que servirá para monitorear, prevenir, mitigar y evaluar catástrofes naturales o antrópicas, y que será vital para aplicar en agricultura, como la humedad del suelo; índices de vegetación y control de plagas; aplicaciones hidrológicas, costeras y oceánicas.

Fuente: Infobae.

Compartir

Comentarios