La posta la tomó este fin de semana Mariano Obarrio, periodista de La Nación acreditado en la Casa Rosada.

El pasado fin de semana, un grupo de personas 'pro-vida' se instaló en un hospital porteño para interrumpir los procedimientos y lo celebraron en las redes sociales.

El 28 de septiembre, un abogado llamado Marcelo Breide Obeid bajó indignado del colectivo. Era el mediodía y en la radio que el chofer del 60 había sintonizado contaban que, cuatro días después, una chica iba a hacerse un aborto en el Hospital Rivadavia. El abogado chequeó que era cierto en las redes sociales y el domingo fue a hacer la denuncia. Dijo que quería "evitar la muerte de la persona por nacer" y "las secuelas psicológicas" en la madre.

Estaba indignado -pidió aclarar en la denuncia penal- de que "en un hospital público se pretenda cometer un delito". La posta la tomó este fin de semana Mariano Obarrio, periodista de La Nación acreditado en la Casa Rosada y conocido por su militancia en contra del aborto, incluso en los casos en que es legal. Este sábado, Obarrio fue con un grupo de mujeres con sus pañuelos celestes a la puerta del Hospital Rivadavia y lo contó en su cuenta de Twitter.

"Felicitaciones a las mujeres de fierro que defienden al bebé de un aborto q se iba a hacer en el hospital Rivadavia y que se suspendió hasta ahora. Muchas no están en la foto xq se turnan para las guardias", escribió. El "piquete" no era improvisado: algunos habían acampado durante la noche del jueves y repitieron la guardia ese día, hasta la madrugada.

"Solo rezamos y tratamos de salvar esas dos vidas. No hacemos ruidos molestos", contestó una de ellas cuando le preguntaron para qué iba. Ese mismo día, Obarrio publicó un video en el que define su sospecha: que se estaba usando el protocolo de aborto legal "con causales mal fundadas o directamente falsas para producir abortos indiscriminados".

Pidieron explicaciones y engordaron sus dudas con un argumento: "Por algo" no salen a explicarnos por qué le van a hacer un aborto, algo estarán escondiendo. Lo que no se sabía es que el fiscal Daniel Rodolfo Pablovsky ya había desestimado una denuncia para evitar la interrupción del embarazo: "No hay siquiera un indicio de delito", argumentó. Y dijo, entre otras cosas, que nadie tiene por qué darles explicaciones.

"(El denunciante) dijo que había manifestantes en la vía pública reclamando por esta cuestión, y que el Director del Hospital no había salido a dar explicaciones, lo que lo llevaba a suponer que podría estar por ocurrir un delito", dice el texto. El fiscal resaltó que no había "ningún dato objetivo" para sostener esa sospecha, sólo "una apreciación personal que hace una persona que evidentemente se encuentra en contra de la práctica médica del aborto".

Fuente: Infobae.

Compartir

Comentarios