Los argentinos eran los máximos favoritos del cuadro.

Los jóvenes representantes argentinos derrotaron a la dupla Hijikata-Andreev en la final del dobles masculino por 6-4 y 6-4 y sellaron un saldo de una dorada y dos de plata en la disciplina.

Las notas del himno nacional argentino sonaron bien fuerte en el aire del Buenos Aires Lawn Tennis y un coro de voces acompañó la melodía entonando a todo pulmón "¡Oh, juremos con gloria morir!", mientras todos los ojos se centraban en ellos. Ellos, que estaban de pie en lo más alto del podio con la emoción y el orgullo reflejado en el rostro y una medalla dorada colgada al cuello. Ellos, Sebastián Báez y Facundo Díaz Acosta, que acababan de hacer historia en los Juegos Olímpicos de la Juventud. 

La dupla argentina jugó un partidazo ante la pareja formada por el búlgaro Adrian Andreev y el australiano Rinky Hijikata, a quien venció por 6-4 y 6-4 para consagrase campeona del dobles masculino. Así sumó el quinto oro de la misión nacional en Buenos Aires 2018 y la primera medalla de ese color en la historia del tenis argentino. 

Sebastián estuvo muy fino con sus tiros, tanto desde el fondo de la cancha como en la red. Y Facundo complementó bien el juego de su compañero y supo cubrirle las espaldas cuando fue necesario. Aunque la diferencia probablemente la marcó lo mental. 

Fuente: Clarín.

Compartir

Comentarios