La Justicia investiga el caso.

Chicos de 18 y 19 años realizaron una "juntada" en un edificio de Yerba Buena. El abogado del dueño del lugar dijo que están colaborando con la Justicia.

La  Justicia va recogiendo elementos para determinar cómo se produjo la caída de un joven de 19 años de un tercer piso de un edificio de la avenida Presidente Perón, en Yerba Buena.

El hijo del odontólogo Sebastián Juliano aprovechó su ausencia para realizar una “juntada” con  unos amigos.  “Es importante aclarar que Sebastián Juliano viajó el sábado a la tarde a San Pedro de Colalao para participar de una prueba de enduro que se realizaría este fin de semana”, explicó José María Molina, representante legal del profesional.

“Cuando se enteró de lo que había sucedido, inmediatamente se trasladó hasta su domicilio particular. En todo momento estuvimos colaborando con la Justicia”, señaló en La Gaceta el letrado y agregó: “La verdad que todos estamos sorprendidos con lo que pasó. Más aún por el total desconocimiento de lo ocurrido. Desde nuestra parte, somos los primeros interesados en que esto se aclare. Antes que nada ansiamos que el joven evolucione y recupere su estado de salud”, concluyó el abogado Molina.

Estado de salud

Andrés Poviña, de 19 años, se recupera en una clínica. El joven, según confiaron fuentes judiciales, sufrió importantes golpes en la columna y en el pecho que le podrían haber generado trastornos pulmonares.

Los médicos le habrían confirmado a la fiscal que lleva la investigación - María del Carmen Reuter-  que no está en condiciones de declarar, ya que los estiman que necesitan por lo menos otras 48 horas para determinar cuáles serán las consecuencias de las lesiones.

Lo que ocurrió

 Poviña, pasada la 1, llegó al departamento junto a otros dos amigos, uno de los cuales es conocido del dueño del departamento. Los jóvenes después de haber consumido bebidas alcohólicas se fueron a un boliche de la zona.  A las 3 de madrugada llegó la hermana del “anfitrión” y se acostó a dormir.

Fue un seguridad que escuchó los quejidos de Poviña y lo encontró tirado en el suelo. Llamó a la Policía y después, a una ambulancia.

Compartir

Comentarios