Un policía observa las motopartes secuestradas. Foto La Gaceta

En los próximos días podría haber nuevos procedimientos en busca de más vehículos robados o de los principales sospechosos de las bandas.



Pasaron cuatro días ya del allanamiento en un desarmadero de motos robadas, ubicado en San Miguel al 800, y todavía no llegaron a contabilizar la cantidad de vehículos y motopartes secuestradas.

"Desde el día del allanamiento no terminamos todavía de extraer todas las cosas que había adentro", señaló el fiscal que entiende la causa, Diego López Ávila.  

Informó que "la hipótesis que tenemos es que llevaban las motos en horas de la madrugada e inmediatamente empezaban a desarmarlas y las iban vendiendo por motopartes". 

Otro dato que lanzó el fiscal es que "lo que es identificable son básicamente los cuadros y los motores que tienen numeración. De ahí básicamente lo otro no hay forma de relacionarlo con los dueños", indicó. 

Respecto al sospechoso que trabajaba en el lugar, dijo que era "una persona que estaba alquilando, y que luego terminó usurpando la vivienda". 

Asimismo, agregó que "si supuestamente se tratara de un simple mecánico, lo llamativo es que tiene un gran capital porque no entiendo de qué modo ha obtenido semejante cantidad de motovehículos". 

López Ávila confirmó que por esta causa no hay ningún detenido, al tiempo que informó que se siguen llevando a cabo otros allanamientos relacionados con el caso. 

"Ayer hicimos otro allanamiento, pero nos ha dado negativo. La información que tenemos es que han terminado de sacar los elementos antes de que se haga el allanamiento inclusive". 

En cuanto a los sospechosos, indicó que "muchas veces hay bandas organizadas que van robando o sustrayendo motovehículos en distintas zonas y lo que queremos es determinar de cuántas personas estamos hablando y cuántos de estos eran los que iban y les entregaban a este hombre las motos para la venta o para desarmarlas". 

En este marco, agregó que "aparatemente estamos habalando de dos bandas, pero no podemos dar más información porque es materia de investigación". 

Respecto al mecánico que trabajaba donde se realizó el allanamiento, dijo que están manejando otra tipo de información  que no puede darse a conocer en la que estaría involucrado otr familiar y una persona más. 

"Posiblemente haya otros allanamientos, quizás no les puedo decir si vamos en busca de motovehículos o de las personas que estamos tratando de identificarlas", concluyó.

El domingo, personal de la seccional, al mando del comisario Alfredo Díaz, ingresó al lugar donde funcionaba un desarmadero. Según los investigadores, en el lugar sólo había movimientos entre la 1 y las seis de la mañana.

En ese horario las bandas dedicadas a robar motos llevaban sus botines. Los vehículos eran desarmados rápidamente. Ayer los investigadores hicieron una prueba: pidieron informes de varios motores y se confirmó que pertenecían a rodados que fueron denunciados como sustraídos hace menos de un mes. 

Compartir

Comentarios