Ingreso a la ciudad de Banda del Río Salí.

Un menor que se movilizaba en bicicleta chocó a una mujer y después fue golpeado. Investigan lo que ocurrió.

Un menor de 17 años que fue agredido por un joven después de haber protagonizado un accidente de tránsito en Banda del Río Salí. “Él ahora tiene miedo de salir a la calle. Todos los días, para ir al colegio, debe pasar por la puerta del lugar donde trabaja la persona que lo agredió. Necesito garantías de que no sufrirá represalias”, dijo Mercedes Navarro madre del joven.

El accidente ocurrió el martes a la mañana. El adolescente se dirigía en bicicleta a una clase de educación física por la calle 9 de Julio. En el trayecto, mientras esquivaba los vehículos que estaban detenidos en un semáforo, embistió a una mujer. “Ambos quedaron tendidos en el suelo. Los vigías que estaban en el lugar, llamaron la ambulancia del Policlínico que está a pocas cuadras del lugar. Pero nadie se imaginó que la situación se agravaría aún más”, indicó Navarro.

Según el relato de la madre del ciclista, de la ambulancia se bajó un joven que, después de revisar a la mujer que estaba tirada en el suelo, le preguntó quién había sido el causante del accidente. “Cuando le dijeron, fue en el acto a donde estaba mi hijo y le aplicó un golpe de puño en el estómago. Los vigías tuvieron que agarrarlo para que no le siguiera pegando. Fue una situación espantosa. Pero lo más gracioso es que pese a que los dos estaban con golpes leves, la ambulancia llevó sólo a la mujer y a mi hijo lo dejaron tirado”, comentó.

La denunciante agregó: “Ezequiel, después de recuperarse, se dirigió a la clase de educación física y contó lo que había sucedido. Inmediatamente lo llevaron hasta el establecimiento y me avisaron. Por el accidente no tuvo secuelas, pero sí tiene fuertes dolores en el estómago por el golpe que recibió. Hicimos la denuncia en la Policía y mañana (por hoy) la ratificaremos en la Justicia”, indicó.

“Con el correr de las horas -agregó- nos enteramos que el agresor trabaja como administrativo en el Policlínico y que fue al lugar al enterarse de que su madre, que también ocupa un puesto allí, había sufrido un percance y fue en el acto a ayudarla. Se descontroló y terminó agrediendo a Ezequiel. Evidentemente es una persona violenta que cree que puede hacer cualquier cosa”, señaló la denunciante.

“Lo único que pretendemos es que este caso no se repita nunca más. Un hecho menor, porque en definitiva ninguno de los dos protagonistas sufrieron lesiones graves, no puede haber terminado así”, concluyó Navarro.

Compartir

Comentarios