Un burro, Matteo Salvini y una selfie. (ANSA)

Lo decidió el ministro del Interior italiano Matteo Salvini.

El ministro del Interior italiano Matteo Salvini, un reconocido xenófobo y populista, anunció este sábado el envío de policías para patrullar la frontera con Francia y así evitar que le devuelvan migrantes.

La medida surge por la indignación que le causó un episodio del viernes en Clavière (Piamonte), donde la policía gala aparentemente quedó filmada dejando a 3 extranjeros en territorio italiano.

El propio Salvini publicó las imágenes en su cuenta de Twitter, donde tiene 900.000 seguidores: "¡Video increíble! ¡Compártanlo todo lo posible!".

Al final le hizo un reclamo enérgico al presidente francés: "¡Contestá, Macron!".

"El enésimo abuso de las autoridades francesas, que se han beneficiado además de la buena fe de nuestra policía, tendrá consecuencias", sostuvo este sábado Salvini, a quien algunos apodan el "pequeño Mussolini".

"¿Quienes son esas personas? ¿De donde vienen? ¿Por qué no nos avisaron? Sin explicaciones rápidas, completas y convincentes, nos hallamos ante una provocación y un acto hostil", declaró.

Los franceses dijeron que se trató de un "procedimiento de no admisión en la frontera, totalmente acorde con la práctica consensuada entre las policías francesa e italiana y conforme al derecho europeo".

Y aseguraron que le habían avisado a la comisaría italiana más cercana, de Bardonnecchia.

Cada año, miles de migrantes que intentan pasar a Francia son interceptados y llevados nuevamente a la frontera italiana.

A principios de la semana Salvini ya había denunciado "una ofensa sin precedentes" luego de que la gendarmería francesa dejara a migrantes en una zona boscosa de territorio italiano.

En ese caso Francia reconoció un "error" pero Macron acusó a Salvini de "instrumentalización política".

El sábado por la mañana Salvini volvió a la carga: "¡Es surrealista! Los comisarios europeos nos dan lecciones" y sin embargo "se siguen descargando en nuestro territorio decenas y centenas de migrantes, sin que Bruselas diga nada".

"Pido a Juncker [Jean-Claude, presidente de la Comisión Europea] que dé una respuesta firme, porque es claro que esto es una burla a los italianos y a las normas europeas", agregó.

Las relaciones entre Roma y París se han tensado en los últimos meses. Italia acusa a sus socios europeos -especialmente a Francia- de haberla dejado sola ante la crisis migratoria y los 700.000 migrantes que han llegado a sus costas desde 2013.

Fuentes: AFP, AP, EFE.

Compartir

Comentarios