Frente a la tradicional Basílica de Luján, el arzobispo de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, pronunció una homilía.

Ayer se realizó la marcha a la localidad bonaerense para pedir con el lema "por paz, pan y trabajo". El sindicalista aseguró que mantienen "una muy buena relación" con el pontífice.

El secretario adjunto del Sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, afirmó que la movilización sindical a la Basílica de Luján realizada ayer "no se podría haber hecho” sin “la venia" del Papa Francisco. La marcha de fue convocada bajo el lema "Paz, pan y trabajo”.

"Tenemos una muy buena relación con el Papa Francisco, sin dudas no se podría haber hecho esta movilización en la Basílica de Luján sin la venia de él", expresó un día después de la movilización que encabezó junto a su padre y líder del Frente Sindical para el Modelo Nacional, Hugo Moyano.

En declaraciones a Radio Cooperativa, Pablo Moyano aseguró que "el Papa está preocupado por esta desgracia que tenemos como modelo económico que suma cada vez más pobres y desocupados a través de la inflación".

El referente camionero sostuvo además que "hay una fuerte presión para llevar adelante una medida de fuerza para fin de mes o principios de noviembre" y señaló que mantuvo reuniones con dirigentes de la oposición para tratar de evitar la aprobación del Presupuesto 2019.

"Nos hemos reunidos con diputados del Frente para la Victoria, con la senadora Cristina Fernández, con Massa, con Alfonsín por el tema del presupuesto y les hemos dicho que aprobarlo traería más ajuste, más desocupación", indicó.

 Además, el secretario adjunto de Camioneros señaló que en las conversaciones con Cristina Kirchner se habló de "la necesidad de hablar con todos los sectores para tratar de buscar un candidato de consenso que salga de las internas del peronismo".  En este sentido, sostuvo que "el límite es (Juan Manuel) Urtubey", en referencia al gobernador de Salta, cercano a Macri. Moyano calificó al salteño como "la continuidad de este Gobierno liberal de derecha que le está sacando muchísimas conquistas y derechos a los trabajadores y jubilados".

Ayer, frente a la tradicional Basílica de Luján, cuya Virgen es Patrona de la Argentina, el arzobispo de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, pronunció una homilía en la que expresó que "ninguno de los problemas se puede resolver sin la interacción entre el Estado y el pueblo", y agregó: "Si realmente queremos un cambio positivo tenemos que asumir humildemente nuestra sana interdependencia. Pero interacción no es nunca sinónimo de imposición".

Fuente: Página 12.

Compartir

Comentarios