Leonela Abigail Ayala se había despegado del crimen y acusó a su marido durante su última declaración.

La mujer, que había sido madre hace tres días, es sospechada junto a su marido del asesinato de la niña. Se esperan resultados de la parte forense.

A tres días de ser madre de un varón, Leonela Abigail Ayala, acusada del brutal homicidio de su sobrina Sheila, fue trasladada a una cárcel común, el pabellón femenino de la Alcaidía Departamental III de La Plata, cercana a Melchor Romero. El Juzgado de Garantías Nº3 de San Martín consideró que no había ningún impedimento de salud para trasladarla; el Servicio Penitenciario Bonaerense garantizó a la Justicia provincial que el cupo para Ayala estaba asegurado con un oficio firmado por una especialista del Departamento Técnico Médico Legal. El cupo fue pedido al SPB esta misma mañana. 

Ayala, tras aceptar ser indagada y desligarse de la autoría material del hecho que tácitamente le lanzó a su pareja y padre de sus hijos, el albañil Fabián González Rojas, estará aislada de otras detenidas, sola en una celda según aseguran fuentes de la investigación, en una cárcel que contiene otros diez pabellones masculinos. Tendrá una médica disponible, también una psicóloga. 

Leonela y sus tres hijos mayores.

 

"En principio, no hay ninguna consideración especial referente a la cuestión post-parto", asegura una fuente que conoce los detalles del traslado.

Entonces, ¿qué pasa con su bebé, llamado Efraím, su cuarto hijo junto a sus hijas de 9 y 7 años más un varón de un año y cuatro meses? "El bebé está con medida de abrigo a cargo de Niñez del municipio de San Miguel", afirma la misma voz.

¿Hay alguna previsión hecha para que Leonela se vincule con su bebé recién nacido? "Esas cuestiones las resuelve el Tribunal de Familia, son cuestiones de Familia, no de la Justicia penal", asegura una fuente cercana al expediente que investiga el asesinato de Sheila. Ninguna voz consultada durante la tarde supo responder cuándo Leonela se reuniría con su hijo, o si lo haría directamente.

Fabián González, pareja de Leonela, también acusado por el asesinato.

 

Cerca del caso estiman que la declaración de la tía en donde se corre del brutal estrangulamiento con un lazo no modificaría la calificación de homicidio que pesa sobre ella con una más leve por encubrimiento. Las versiones de que Sheila habría sido sometida a pelear con otros niños en una suerte de decadente riña de gallos infantil para placer de sus vecinos, por ahora, no son parte del expediente.

Hoy, la Fiscalía Nº20 de Malvinas Argentinas a cargo del doctor Gustavo Carracedo espera resultados de hisopados al cadáver de Sheila y análisis a sus vísceras así como tests a objetos recolectados en la casa de Sheila y su pareja en el barrio Trujuy de San Miguel. El objetivo de Carracedo: reunir las pruebas suficientes para lograr la prisión preventiva de la pareja.

 

Fuente: Infobae

Compartir

Comentarios