La prohibición podrá ser levantada solo si los profesores lo solicitan.

Un establecimiento de Arrecifes, provincia de Buenos Aires decidió impedir el ingreso de teléfonos para uso recreativo. Dispondrán de una caja para que los alumnos depositen allí sus aparatos.

La llegada de la tecnología es importante hoy en día, tanto para grandes como para los chicos. Sin embargo, hay momentos en donde los celulares, por ejemplo, sirven más de distracción que como herramienta para aprender.
En los últimos meses, Francia prohibió que los alumnos usen los teléfonos en las escuelas. El objetivo de las autoridades era resguardar a los chicos de la adicción a estos dispositivos y proteger a la institución educativa.

Un ejemplo mucho más cercano ocurrió en Arrecifes, provincia de Buenos Aires. Los directivos de la Escuela N°2 decidieron limitar el uso de los celulares en clase. "Hace años venimos trabajando en enseñarle a los alumnos cuándo se puede usar y en que momento no es necesario", explicó a TN Laura Lema, vicedirectora de la escuela.
Cuando se necesite para fines pedagógicos, los chicos van a poder usar el smartphone. "Si no se considera importante su uso, se pondrán los teléfonos en una caja fuera del salón", indicó la docente.

 

El buen uso de la tecnología en el aula sigue siendo uno de los principales desafíos de los docentes: "En mis horas les hago usar mucho el celu, pero siempre que sea un buen uso", resaltó la vicedirectora de la Escuela Secundaria N°2 de Arrecifes.
El mal uso de la tecnología fue uno de los principales planteos de los padres, que cuestionaron por qué los menores estaban conectados en horario de clase.
A su vez, los alumnos también padecían diferentes problemas relacionado a la publicación de contenidos sin su consentimiento. "Los chicos estaban disconformes porque se tomaban fotos y se usaban de una forma que no correspondía", explicó Lema.

 

Fuente: TN Tecno

Compartir

Comentarios