La policía detuvo ayer al principal sospechoso de haber terminado con la vida de Valentín.

El arma blanca, al igual que las prendas de vestir que le secuestraron al sospechoso, tenían restos de sangre.

La Justicia cuenta con pruebas que podrían cerrar el caso del crimen de Valentín Villegas. Fuentes judiciales confirmaron que la Policía no solo secuestró una remera, una gorra y un cuchillo en la casa del principal sospechoso, sino que esos tres elementos tenían sangre. 

Si bien esas prendas de vestir y el arma presuntamente homicida fueron secuestradas ayer por la Policía, cuando atraparon a Franco Alejandro "El Tuerto" Valdez en una vivienda de Cebil Redondo de 22 años, el hallazgo del cuchillo se conoció recién hoy.

Las fuentes indicaron a La Gaceta que ahora aguardan las pericias de ADN para determinar si esos restos de sangre pertenecen a Villegas, con lo cual se cerraría el caso.

"El Tuerto" tiene numerosos antecedentes por robo y abuso de armas de fuego. Es el principal acusado de haber apuñalado al adolescente de 15 años en Yerba Buena, el domingo a la tarde, cuando este intentó defender a una amiga durante un asalto. 

El caso

El adolescente fue apuñalado por defender a su amiga. Cerca de las 20 del domingo, caminaba junto a Milagros Palacios por calle San Martín de sur a norte. Al llegar a la esquina de Jujuy, fueron interceptados por un hombre que se trasladaba en una motocicleta. El sospechoso, que cruzó de carril, fue de manera directa hacia Valentín.

El menor de edad se interpuso para evitar que le quitaran el celular y le dijo a su amiga que corriera mientras trataba de agarrar al “motochorro”. El atacante reaccionó y le aplicó una puñalada en el pecho. Luego huyó.

Los vecinos de la zona, por los gritos de la menor, salieron a la calle a  ver qué estaba sucediendo. Al descubrir al menor, llamaron a una  ambulancia que lo llevó hasta el centro asistencial Ramón Carrillo, donde llegó muerto.

Compartir

Comentarios