El adolescente, de 15 años, recibió una puñalada.

Analizan elementos en contra del sospechoso. Después de haber escuchado la imputación en su contra, decidió no responder.

“Criminis causa” fue la figura legal que eligió la fiscala Adriana Giannoni para imputarle el delito al sospechoso del crimen de Valentín Villegas. Si la acusación se mantiene hasta el juicio, y un tribunal lo encuentra culpable, será condenado a reclusión o prisión perpetua, según lo establece el Código Penal.

Se aplica esta figura cuando el acusado mata a una persona por desprecio o por venganza por no haber podido cumplir con el objetivo que se había propuesto en un primer momento.

Esto, a criterio de la fiscala, sucedió el domingo. Según consta en el expediente, la víctima caminaba con una amiga por San Martín al 1.300 cuando habrían sido interceptados por Franco Alejandro “Tuerto” Valdez, de 22 años. Valdez habría tratado de quitarle el celular a la adolescente, pero Villegas se lo impidió y por esa razón, le habría asestado al menos tres puñaladas mortales.

El sospechoso se presentó ayer en Tribunales para declarar. Según confirmaron fuentes judiciales, después de haber escuchado la imputación en su contra, decidió no responder el interrogatorio que había preparado la fiscala Giannoni.

Horas después, se confirmaba que las manchas que se habían encontrado en la ropa y en el cuchillo incautado en los allanamientos eran de sangre humana. Se guardaron muestras para que, a través de una pericia genética, se confirme o descarte que sean de Villegas.

Si bien es cierto que las pruebas en contra del imputado son importantes, la fiscala quiere tener más elementos. En los próximos días se podría desarrollar una rueda de reconocimiento para que la menor y otros testigos identifiquen si “Tuerto” es el autor del homicidio. También se confirmó que Álvaro Zelarayán será el representante legal de la familia, que asumirá hoy el rol de querellante en la causa.

Fuente: La Gaceta

Compartir

Comentarios