Miles de hondureños cruzan el territorio mexicano para llegar a los Estados Unidos.

El gobierno norteamericano resolvió el envió de militares para atender la situación de migrantes centroamericanos.

Pentágono hará un despliegue de tropas a la frontera entre México y Estados Unidos, informaron este jueves agencias de noticias. El presidente Donald Trump ya había advertido este lunes que utilizaría militares para enfrentar lo que él llama una "emergencia nacional" en la frontera.

Varios funcionarios confirmaron a medios y agencias de noticias bajo la condición de no revelar su identidad que las tropas se utilizarían principalmente para proporcionar apoyo logístico, incluidas carpas, vehículos y equipo.

Se espera que el secretario de Defensa, Jim Mattis, firme una orden este jueves, enviando 800 o más tropas a la frontera sur para apoyar a la Patrulla Fronteriza. Mattis está respondiendo a la solicitud expresa del presidente.

Este jueves, desde Twitter el mandatario advirtió nuevamente que enviaría tropas a la frontera. "Estoy llevando militares para esta Emergencia Nacional. ¡Serán detenidos!", dijo el mandatario en aparente referencia a la caravana de migrantes que avanza en el sur de México con la intención de llegar a EEUU.


La agencia Reuters informó citando a sus fuentes que las tropas desplegadas en la frontera no estarían involucradas en actividades de "aplicación de la ley", algo que estaría prohibido por una ley federal que data de 1870.

Esa ley restringe el uso del Ejército y otras ramas principales del ejército de aplicar ley civil en territorio estadounidense, a menos que el Congreso lo autorice específicamente. Pero los militares pueden proporcionar servicios de apoyo a la policía y lo han hecho en ocasiones desde los años ochenta.

El pasado lunes, Trump dijo que había alertado a la Patrulla Fronteriza y al ejército estadounidense de que la caravana de migrantes era una emergencia nacional.

A pesar del endurecimiento de la retórica de Trump, miles de hombres, mujeres y niños centroamericanos avanzan en la caravana que ahora se halla en México, huyendo de países centroamericanos en los que abunda la violencia, la pobreza y la corrupción gubernamental.


Este jueves, la caravana marchó desde Mapastepec, cerca de la frontera con Guatemala en el sur de México. Un funcionario de la ciudad dijo que la noche del miércoles había 5,300 migrantes en Mapastepec. Un segundo grupo de más de mil personas inició un viaje similar desde Guatemala.

2,100 guardias nacionales

En abril de este año, Trump ordenó a la Guardia Nacional que ayudara a asegurar la frontera en cuatro estados del suroeste. Actualmente hay cerca de 2,100 oficiales de ese cuerpo a lo largo de las fronteras de Texas, Nuevo México, Arizona y California.

Ese mismo mes, Trump planteó la posibilidad de enviar militares a la frontera para bloquear el ingrso de indocumentados.

Trump junto al Partido Republicano han hecho de la caravana de migrantes y el tema de la inmigración en general puntos neurálgicos de la campaña de cara a las elecciones parlamentarias del 6 de noviembre en las que el partido intentará mantener el control de la Cámara de Representantes y el Senado.

El presidente está utilizando una fórmula que ya le resultó en la carrera presidencial de 2016, cuando prometió construir un muro en la frontera sur y deportar a millones de indocumentados. Sin embargo, los fondos para la valla fronteriza han tardado en materializarse a pesar de la mayoría republicana en ambas cámaras.

 

Fuente. Univisión

 

 

Compartir

Comentarios