"Un policía hace esto porque con lo que percibe no le alcanza para vivir".

Víctor Nacusse, uno de los referentes del cuerpo, manifestó que se está viviendo "una situación límite" y responsabilizó al enfrentamiento de los tres poderes.

Por Gustavo Rodríguez, para La Gaceta.

El agente Víctor Nacusse dijo que los policías logran llegar a fin de mes por los ingresos que perciben haciendo ese trabajo extra.

“Los policías estamos como los demás integrantes de la sociedad tucumana: queremos trabajar tranquilos. Y no lo podemos hacer porque los tres poderes del Estado están enfrentados. Y ocurre esto cuando estamos viviendo una situación límite”, explicó Víctor Nacusse, uno de los referentes de la Policía que decidió hablar sobre un tema que generó debate en toda la provincia: los servicios adicionales que realiza el personal de la fuerza.

El agente, que actualmente cumple servicios en la comisaría de Los Aguirre, mide cada una de sus palabras. Dice que se están viviendo tiempos difíciles y que un error en sus dichos podría generar muchos problemas. “Creo que es hora de que bajemos los decibeles de la discusión y tratemos de buscar entre todos una solución. Enfrentarnos o atacarnos no le hace bien a nadie”, explicó.

– ¿Qué sienten los hombres de la fuerza cuando se debate el tema de los adicionales?

– Nos sentimos mal cuando vemos estas peleas mediáticas. Desde que salió el tema de los adicionales, existe mucho temor y preocupación entre los compañeros de la fuerza. No puede pasar algo así en estos momentos. Es hora de ocuparnos de temas más importantes.

– La sociedad pretende que se los elimine…

– Mucho se está hablando por desconocimiento. De los servicios adicionales dependen unas 7.000 familias tucumanas, no sólo los policías. Para hacerlo más claro: un uniformado, en promedio, percibe un salario en mano de $21.000. Haciendo ese trabajo, que insisto es legal, puede incrementar su salario $10.000. Con ese ingreso extra, por la crisis que estamos viviendo, puede llegar a fin de mes. Hay que decirle la verdad a la gente y no crear falsas expectativas.

– ¿Y cuál es la verdad?

– Que un policía hace esto porque con lo que percibe no le alcanza para vivir. Es lo mismo que hace un médico que trabaja en el Siprosa a la mañana y por la tarde atiende su consultorio particular. O una docente, que tiene horas en una escuela pública y también enseña en un establecimiento privado.

– ¿Tan mala es la situación económica de los policías?

– Estamos igual que cualquier otro tucumano que pelea para sobrevivir en medio de esta crisis. La gente está equivocada. Los policías preferimos no hacer servicios adicionales, para poder estar junto a nuestras familias en los días de descanso y no salir a buscar un ingreso extra. Los que lo hacen no están haciendo nada malo.

– ¿Y dónde se cometen las irregularidades?

– En lo que se conoce como “Ficha”. Este sistema funciona cuando los jefes envían al personal que debe estar en las dependencias cumpliendo con su deber a realizar trabajos de vigilancia privada. Hubo un antecedente en 2014. Cuando (Paul) Hoferera secretario de Seguridad inició una causa contra un comisario de Patrulla Urbana porque enviaba a policías a custodiar bancos. Estamos en contra de las “fichas” porque eso es un acto de corrupción que nos perjudica a todos.

– ¿Cómo los perjudica?

– Porque una dependencia policial está organizada para que funcione con determinada cantidad de personas. Si se le resta algún miembro, se recarga de trabajo y, lo que es más grave aún, no se cumple con un servicio acorde.

– ¿Le interesa que la Justicia investigue estas situaciones?

– Por supuesto. Eso es un hecho de corrupción que tiene que ser investigado. Hay un perjuicio contra el Estado y no sólo es económico, sino que afecta a toda la sociedad porque queda desprotegida.

– Hay varios proyectos que proponen la eliminación de los servicios adicionales…

– Pareciera que el legislador (Fernando) Valdez es el único que entendió que con los servicios adicionales podemos subsistir hasta fin de mes y por ese motivo el cambio de régimen laboral (NdelaR: proponen que trabajen cinco días y descansen dos y que cada jornada laboral sea de ocho horas) también es interesante. Pero es un error pensar que así habrá mayor seguridad.

– ¿Por qué?

– Porque los hombres de la fuerza que prestan servicios adicionales no pierden su estado policial y están obligados por ley a actuar si es que observan algún ilícito.

– ¿Y cómo se puede tener mayor seguridad?

– Para empezar, se necesitan unos 1.200 efectivos más si es que se pretende acordar ese régimen laboral. Después, una importante inversión para equipar a la fuerza. Todos los policías tucumanos están esperando desde hace años que el Gobierno anuncie un súper presupuesto para mejorar todo.

– ¿Qué opinión le merece los dichos de la fiscala (Adriana) Giannoni?

– Le encuentro razón en muchas cosas; por ahí no supo explicarse bien. Ella, al hablar de servicios adicionales, generalizó todo, cuando en realidad debió haber hablado de las famosos “fichas”. Dijo otras cosas que tiene razón.

– ¿En qué le da razón?

– Por ejemplo, en la situación carcelaria. Las comisarías están explotando con la cantidad de presos alojados en los calabozos. Utilizamos mucho tiempo para cuidarlos y se pierde una enorme cantidad de recursos humanos y económicos en trasladarlos de un lugar a otro. Eso también afecta nuestra tarea.

– ¿Se necesita algo más?

– Sí. Es necesario reorganizar el sistema judicial. Los juicios abreviados se tienen que aceitar mucho más para que haya condenas. La gente no tiene ni idea de las veces que detenemos y salen al poco tiempo porque no figuran con antecedentes. Eso se debe cambiar de manera urgente. También es cierto que debe haber más fiscales y jueces. No puede ser que se estiren como chicle los pocos recursos que hay.

– ¿Qué le pareció la respuesta del jefe de Policía?

– Me parece que cometió un exabrupto, pero propio de la situación que se vivió. Es cierto que quizás no lo dijo de manera correcta, aunque todos en la fuerza consideran que tiene razón. En los servicios adicionales no hay nada raro. No pongo las manos en el fuego por nadie, pero los fondos son destinados para solucionar los problemas que tiene la Policía.

– ¿Qué sensación le quedó después de escuchar a ambos?

– Me parece que esa discusión no le hizo bien a nadie. Creo que es hora de acabar con los enfrentamientos entre los tres poderes porque no benefician a nadie y lo único que hacen es generar incertidumbre. Pero también creo que no es tan difícil que se reúnan y, entre todos, busquen una solución para que todos los tucumanos nos beneficiemos.

Compartir

Comentarios