Café Valdez asoma siempre como chispa que parece encenderse con el primer sonido del tambor. Será que lo lleva (o lo trae) en algún eslabón de su ADN. Toca, canta y cuenta...

 

 

 

 

 

Compartir

Comentarios