La creciente incertidumbre en la economía genera pocas expectativas en los especialistas.

El economista Sebastián Mena analizó, en LV12, el proyecto del Presupuesto 2019 y sus implicancias en la economía interna.

El proyecto sobre el Presupuesto 2019, recientemente aprobado en diputados, ha generado diversas opiniones y críticas en el último tiempo. Su puesta en marcha podría generan grandes impactos en la actividad interna y los salarios.

Sobre esto, Sebastián Mena, economista, analizó los pormenores y las implicancias que trae esta medida en el próximo año:” El presupuesto presenta una baja en el gasto general. Los que trabajan en relación a la obra pública, el gasto baja a la mitad, los que trabajan en educación, ciencia y tecnología deben que sus salarios se van a reducir también. Los que trabajan en el sector público y las personas que son proveedores se van a resentir. Esta política tiene efectos recesivos en la proyección global y se espera que mantenga la recesión para el próximo año“.

 

Mena, a su vez, aseguró que estas son malas noticias para la actividad para la actividad económica sin embargo podrían significar lo contrario en los precios. “Podría tener un efecto positivo en la inflación, ya que viene de una regla monetaria más estricta con la emisión cero por lo tanto deberíamos esperar menor inflación. El enfriamiento es fuerte y es una política fuertemente recesiva, es lo que se venía hablando. Simplemente se materializó algo que ya se venía discutiendo”, aseguró.

 

El economista remarca que puede haber dos líneas posibles en las que la actividad pueda mejorar, las exportaciones con un tipo de cambio tan despreciado, aunque sería dificultoso saber si pueda llegar a tener un efecto lo suficientemente fuerte. La otra sería que llegar inversiones, algo poco probable porque la actividad interna está deprimida.

 

Además agrega que el endeudamiento hace que el déficit siga siendo fuertemente alto: “La idea clara del presupuesto que se aprobó es un déficit primario cero, lo que creció fuertemente son los pagos de intereses que se estima que son 600 mil millones y el gasto público va a ser de 550 mil millones.“

 

“El gasto en asistencia social, vivienda, educación, salud se está transfiriendo para el pago de deuda que creció mucho y poco se utilizó para infraestructura. Hay una situación de “cuello de botella” donde se deprime la actividad interna”, recalcó.

 

El acuerdo

 

Mena, por último, describió los pormenores del reciente acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, convenio que, según considera, no soluciona los problemas de raíz

“La cuestión de fondo es el déficit total que tenemos y la actividad económica interna que es lo que hay que resolver, si crecemos y la actividad anda bien podemos ahorrar desde el gobierno y paga nuestras deudas que es lo que queremos. La plata del FMI va a permitir tapar baches, la tasa de interés no es mala pero no soluciona nuestro problema de fondo que es el crecimiento económico”.

 

Compartir

Comentarios