El presunto autor de las amenazas es un neoyorquino de 56 años.

Se trata de un votante republicano identificado como Cesar Sayoc que contaría con antecedentes penales. Se desconoce la existencia de cómplices.

La policía detuvo este viernes en Florida a un hombre en relación con la ola de paquetes bombaenviados a, al menos, 14 destacadas figuras vilipendiadas habitualmente por la derecha estadounidense, que ha sacudido una ya crispada campaña electoral. El sospechoso ha sido identificado como Cesar Sayoc, votante republicano con antecedentes criminales y, supuestamente, propietario de una furgoneta llena de pegatinas de apoyo a Donald Trump y con mensajes agresivos contra sus críticos. Una huella digital detectada en uno de los artefactos y rastros de ADN en otros dos condujeron a los investigadores a la pista de Sayoc, que ha sido localizado gracias a la tecnología de telefonía móvil. La policía no ha aclarado aún si actuó solo o contó con cómplices. Las autoridades han presentado ya cargos contra el detenido.


La detención de Cesar Sayoc, de 56 años, se ha producido por la mañana en una tienda de componentes de coches en Plantation, al sur de Florida. Nacido en Brooklyn, Nueva York, ciudad donde se han interceptado la mayoría de los paquetes explosivos, Sayoc tiene un nutrido historial delictivo que se remonta al año 1991. Votante registrado del Partido Republicano, el sospechoso tiene antecedentes por robo, tráfico de esteroides y fraude, y había sido detenido anteriormente por amenazar con utilizar una bomba.

 

En las inmediaciones del mismo establecimiento, la policía se ha incautado de una furgoneta blanca, propiedad del sospechoso, según The New York Times, con las ventanas cubiertas por pegatinas de la campaña del presidente Trump. Entre los adhesivos había uno insultante contra la cadena de televisión CNN, a la que fueron dirigidos dos de los paquetes explosivos.
Sayoc será acusado de cinco delitos, entre ellos el de amenazas a un expresidente y el de transporte interestatal de explosivos, según ha informado la tarde de este viernes el fiscal general, Jeff Sessions. El sospechoso se enfrenta a un máximo 58 años de prisión, aunque los cargos pueden ser modificados o ampliados en el transcurso de la investigación. Sessions ha evitado hablar de terrorismo, pero se ha referido a Sayoc como "partisano".
El presidente, que por la mañana se limitó a lamentar el posible efecto negativo de “esta cosa de las bombas” en sus expectativas electorales, dijo después que no permitirá “que la violencia política eche raíces en el país”.

Sayoc, identificado con antecedentes criminales. 

 

El presidente ha aludido a la operación policial al mediodía, hora local, durante un acto en la Casa Blanca. A dos semanas de unas elecciones legislativas en las que los republicanos se juegan el control del Congreso, Trump ha elogiado la rapidez con la que el sospechoso ha sido detenido, y ha calificado los actos de "aterradores y despreciables". "Nunca debemos permitir que la violencia política eche raíces en Estados Unidos, y no voy a permitirlo", ha dicho.
Horas antes, desde su cuenta de Twitter, Trump había optado por una lectura en clave electoral de unos hechos que constituyen un grave delito federal e incluyen ataques frustrados a dos expresidentes, un exvicepresidente y una ex secretaria de Estado. “Los republicanos lo estamos haciendo tan bien en el voto anticipado, y en las encuestas, y ahora esta cosa de las ‘bombas’ pasa y la inercia se frena en gran medida: las noticias no hablan de política. Muy desafortunado lo que está pasando. Republicanos, ¡salid y votad!”, tuiteó el presidente, que en días pasados no ha dudado en señalar la crispación, que él atribuye a los medios críticos con su figura, como caldo de cultivo que ha podido propiciar la ola de paquetes bomba.


Por la tarde, en conferencia de prensa, el director del FBI, Christopher Wray, ha dejado claro que "no se trata de bombas falsas". Cada una contenía un tubo de 15 centímetros de PVC, un reloj, una batería, cables y material explosivo. Una huella dactilar y rastros de ADN en algunos de los paquetes han sido clave en una investigación "de gran alcance", ha explicado Wray, en la que han estado implicados varios cuerpos de seguridad y tres centenares de agentes.
La misma mañana en que se producía la detención de Sayoc, la policía ha interceptado al menos cuatro nuevos paquetes explosivos, dirigidos a los senadores demócratas Cory Brooker y Kamala Harris, al exdirector nacional de Inteligencia James R. Clapper y al millonario y principal donante privado de los demócratas Tom Steyer. Los cuatro nuevos hallazgos elevan ya a 14 el número de envíos sospechosos interceptados en los últimos días. Otros destinatarios han sido el expresidente Barack Obama, el exvicepresidente Joe Biden, el expresidente y la ex secretaria de Estado Bill y Hillary Clinton, el exdirector de la CIA John Brennan, la congresista Maxine Waters, el ex fiscal general Eric Holder, el actor Robert De Niro y el multimillonario y donante demócrata George Soros. Al menos dos de ellos, los dirigidos a Brennan y a Clapper, fueron remitidos a la redacción de la CNN en el Midtown de Manhattan. Los 14 destinatarios tienen en común haber sido abiertamente críticos con el presidente Trump.
Todos los artefactos estaban contenidos en sobres convencionales idénticos, y en el remite figuraba, con una falta de ortografía, el nombre de Debbie Wasserman Schultz, congresista demócrata por un distrito del sur de Florida. Ninguno de los envíos explotó y nadie ha resultado herido. La policía investiga aún la razón por la que no explotaron, pero advierte de que deben ser considerados peligrosos. Los investigadores no descartan que aparezcan nuevos paquetes.


PISTAS EN LA FURGONETA


La furgoneta blanca con las ventanas cubiertas con pegatinas pro Trump, supuestamente propiedad Cesar Sayoc, es una de las piezas claves de la investigación, en la medida en que los agentes sospechan que podría contener rastros del explosivo utilizado en los paquetes. Entre los adhesivos que cubrían las ventanas había fotos de Donald Trump y del vicepresidente, Mike Pence, así como al menos una que insultaba a la cadena CNN. Los agentes se han llevado la furgoneta subida a un camión, tapada con una lona azul, tras hallarla junto al mismo establecimiento de recambios de coches donde fue detenido Sayoc. Vecinos de la zona relataron a la prensa que habían visto la furgoneta estacionada en un pequeño centro comercial de la zona, y a menudo observaron que había alguien en su interior. Al menos un vecino, según ha declarado a The New York Times, alertó a la policía de la presencia de la furgoneta, tras conocer que las pesquisas se centraban en esa zona del sur de Florida.

 

Fuente: El País

 

Compartir

Comentarios