IPhone XR, El nuevo modelo de la compañía

Este nuevo teléfono llega al mercado con muchas similitudes a las versiones precedentes pero con ciertas características que lo hacen único.

Hace un año eran tres los nuevos teléfonos inteligentes; y de nuevo vuelve a ser un trío. Pero no por ningún aniversario, no por que el calendario de Apple mereciera una ‘edición especial’ fuera de su catálogo habitual. Porque hacía falta un teléfono por debajo de 1.000 euros. Se llama iPhone XR, y no sigue la norma de los XS y XS Max, sino que apuesta por un camino paralelo en el que algunas características técnicas brillan por su ausencia. Aquí no hay 3D Touch, por ejemplo, y la pantalla usa una tecnología diferente, heredada de los iPhone 8 y iPhone 8 Plus.
 

Entre el iPhone XS y el iPhone XS Max existe una relación evidente. No es exactamente así, pero son el mismo terminal escalado, con la única diferencia de que la pantalla tiene unas dimensiones distintas en un terminal y en el otro. El iPhone XR de Apple se presenta, a priori, como una opción intermedia en cuanto a dimensiones del display. Pero si echamos un vistazo a su ficha técnica, y revisamos su precio, rápidamente nos daremos cuenta de que es el peor de los iPhone de este año. Hay varias carencias como la tecnología OLED, que en este terminal es IPS; también la tecnología 3D Touch, y también la cámara principal, que cuenta con un único sensor.

Un teléfono ‘especial’, el iPhone XR

Antes los teléfonos inteligentes de Apple eran dos: ‘normal’ y ‘Plus’, diferenciados por su pantalla de 4,7 ó 5,5 pulgadas. Ahora los teléfonos de Apple son dos: ‘normal’ y ‘Max’, diferenciados por sus paneles de 5,8 ó 6,5 pulgadas. Pero han sido varias las ocasiones en que Apple, teniendo dos modelos principales en su alineación, ha lanzado un modelo ‘especial’. Ahí estuvo el iPhone 5c, cuando aún no eran dos modelos base, y también el iPhone SE. Y hace tan solo un año, el iPhone X que nos adelantaba este importante cambio de ciclo en la compañía de Cupertino. Ahora, hay un iPhone ‘especial’ y se llama iPhone XR. Y tiene una pantalla de 6,1 pulgadas de diagonal.

 

Diseño y uso

El iPhone XR parece ser una ‘opción intermedia’ para la gama de Apple si nos centramos únicamente en el diseño, por su tamaño entre el iPhone XS y el iPhone XS Max. Pero no, ni muchísimo menos. Es una opción inferior a estos dos modelos, y se hace evidente tanto en lo visual como en el tacto. Porque este terminal cuenta con cristal para la construcción del frontal y la trasera, como sus hermanos de catálogo, pero el chasis es de aluminio. Una material de tacto y aspecto distinto, y que es de inferior calidad y lo demuestra incluso en el tacto de los botones.

Además de esto anterior, en cuanto encendemos la pantalla vemos que no es igual que los XS y XS Max. Este modelo, el iPhone XR, tiene unos llamativos marcos de pantalla en color negro acompañando al notch, a pesar de su formato ‘todo pantalla’. Con sus dimensiones de 150.9 x 75.7 x 8.3 mm, el iPhone XR es más ancho, alto y grueso que el iPhone XS, que registra 143.6 x 70.9 x 7.7 mm en su ficha técnica. Y pesa 194 gramos, frente a los 177 g del iPhone XS. Por otro lado, la pantalla aprovecha un 79.0% de la superficie frontal, y la del iPhone XS un 82,9%. Las diferencias son notables.

A todo lo anterior hay que sumarle que en la parte trasera tenemos una única cámara, y el flash ocupa un espacio independiente, no está integrado. La cámara, cómo no, a pesar de ser un módulo simple sigue sobresaliendo del cuerpo del dispositivo. Pero hay algo positivo en el diseño de este terminal, y es que contamos con varios colores: negro, blanco, azul, coral, rojo y amarillo.

Pantalla

Como avanzábamos, por dimensiones el iPhone XR es la opción intermedia ahora en el catálogo de Apple. Mientras que el iPhone XS tiene un display de 5,8 pulgadas de diagonal, y el iPhone XS Max llega hasta las 6,5 pulgadas, en el iPhone XR contamos con 6,1 pulgadas de pantalla. Ahora bien, no se trata de tecnología OLED, como en los otros dos terminales de Apple, sino de una pantalla IPS. Y además, su resolución es inferior a la que ofrece el iPhone XS: 1792 x 828 píxeles frente a 2436 x 1125 píxeles.

 

Las diferencias no se quedan ahí. El iPhone XR también tiene un ratio de 19,5:9, pero precisamente por contar con una pantalla más grande y con resolución inferior, la densidad de píxeles es destacablemente inferior. Mientras que en un iPhone XS tenemos 458 píxeles por pulgada, en este iPhone XR volvemos a los 326 píxeles por pulgada de iPhone de los que ya casi ni nos acordábamos. La calidad de imagen, además sin soporte para HDR 10 y Dolby Vision, está muy por debajo de la que ofrece cualquier teléfono inteligente actual de gama alta. Si nos centrásemos en la pantalla y despreciásemos el resto de hardware, este terminal no debería venderse por 859 euros contando con los competidores que tiene incluso por la mitad de precio.

Era importante pasar este terminal al diseño todo pantalla, pero había que mantener contenidos los costes de producción para dar un precio de venta bastante más bajo que el de los iPhone XS y iPhone XS Max. El iPhone XRpierde casi todos sus argumentos por la pantalla. Por la calidad, por la resolución, por la tecnología y por los gruesos ‘marcos’ de color negro que marcan su contorno al completo. Es llamativo que Apple nos quiera ‘colar’ un display así por 859 euros, aunque tampoco es la primera vez que lo hacen. Basta con echar la vista a un año atrás, con los iPhone 8 y iPhone 8 Plus, y recordar con quiénes competían aquellos dispositivos.

Seguimos teniendo True Tone para compensar las aberraciones de color y controlar la temperatura de manera dinámica, en base a la iluminación ambiental, pero no existe 3D Touch en este dispositivo. El primero en introducirlo fue el iPhone 6s, y Apple se ha deshecho de esta tecnología en este terminal para reducir costes. No es una tecnología imprescindible de los iPhone, y se sustituye por pulsaciones largas para algunos de los menús contextuales, pero es una carencia más a destacar en el hardware del terminal y su experiencia de uso.

Hardware y rendimiento del iPhone XR

Aquí es donde por fin, el iPhone XR da la talla y puede sacar pecho. Aquí es donde puede intentar justificar su precio, aunque es complicado. El iPhone XR cuenta en su interior con el mismo chip Apple A12 Bionic de los XS y XS Max. Es uno de los mejores procesadores del mercado, el primero que llegó con 7 nm como proceso de fabricación. No es un salto increíble, en cuanto a rendimiento, con respecto al A11 Bionic que montaba el X. Pero sí es una evolución equilibrada con unas prestaciones superiores y una interesante mejora en la eficiencia energética, para ofrecer una autonomía mejorada.

 

El Apple A12 Bionic es un chipset de referencia, tanto a nivel de CPU como de GPU. Apple ha apostado un año más por una configuración de seis núcleos; dos Vortex y cuatro Tempst, para lograr un equilibrio excepcional, junto a iOS 12, entre rendimiento y eficiencia energética. Así, se desmarca en el mercado un año más en el rendimiento por núcleo y en la capacidad multicore de su CPU.

 

En apartado gráfico el iPhone XR cumple sobremanera, con una potencia excepcional, pero no vamos a poder disfrutar de la capacidad de su GPU al máximo, porque la pantalla es un desastre. Podremos ejecutar juegos exigentes y disfrutar de ellos con soltura, pero no vamos a poder experimentar una buena calidad en la carga de texturas, ni nada por el estilo. No vamos a quedarnos sin potencia, con este teléfono inteligente, para absolutamente nada que nos podamos plantear.

Análisis de la cámara del iPhone XR

Cuando parecía que Apple iba a contar al fin con doble cámara en todos sus teléfonos inteligentes, de repente llegó el iPhone XR con un único sensor. La cámara principal de este teléfono inteligente es un módulo simple, con sensor de 12 megapíxeles y apertura f/1.8, con estabilizador óptico de imagen. Apple no lo específico de tal manera, pero según su ficha técnica debería ser el mismo sensor de los iPhone XS y XS Max para la cámara gran angular –la ausencia está en el telefoto-. Y eso es lo que explica que, aunque es una cámara más limitada, cuente con una muy buena calidad.

Pero, entonces ¿no hay modo retrato? Sí, sí que lo hay, pero se lleva a cabo el efecto bokeh gracias al procesado de la imagen. Al contar con una única cámara, la información sobre la escena es inferior, y el iPhone XR tiene que ‘inventarse’ la profundidad de campo. No obstante, igual que hemos visto que se logra en los Pixel de Google, en el iPhone XR este procesado se hace correctamente y los resultados son parecidos a los de un iPhone X, un XS o un XS Max.

 

En la parte frontal tenemos una cámara secundaria, cómo no: un sensor de 7 megapíxeles con apertura f/2.2. Ahora sí, exactamente la misma cámara de los XS y XS Max. Sin embargo, es curioso porque el iPhone XR muestra –por el momento- una mejor calidad en selfies que la de los XS y XS Max porque hace un procesado menos agresivo y no suaviza en exceso la piel. En el iPhone XR tenemos fotografías más naturales, como siempre nos había venido ofreciendo la compañía de Cupertino.

 

Contando con un único sensor en la parte trasera, el iPhone XR tiene una cámara algo más limitada que la de sus hermanos de catálogo. Es notable, aunque poco, en los retratos. Y también en tomas con iluminación escasa, que a fin de cuentas son las situaciones en que la carencia de información sobre la escena, frente a los otros terminales, juegan en contra del iPhone XR. No obstante, los resultados generales en el campo de la fotografía son muy adecuados.

Batería

El iPhone XR tiene una batería más grande que la del iPhone XS, pero más pequeña que la del iPhone XS Max; de nuevo, aquí está entre los dos modelos clave de Apple. Sin embargo, tiene un lastre: su pantalla LCD IPS, que no es tan eficiente como la OLED que montan los otros dos terminales. Así que el iPhone XR tiene una buena autonomía, pero es ligeramente inferior a la del iPhone XS, suficiente –no para todos los usuarios- para cumplir con una jornada si no le exigimos el máximo de sí mismo.

En esto tiene especial relevancia el chip Apple A12 y su proceso de fabricación de 7 nanómetros. Este hardware es realmente eficiente, a pesar de su potencia, y en combinación con iOS 12 presta una autonomía bastante correcta. Ahora mismo, el terminal de referencia por parte de Apple, en términos de autonomía, sigue siendo el iPhone XS Max, que continúa el legado que dejó el iPhone 8 Plus y que, en realidad, todos los ‘Plus’ de Apple han mantenido.

 

Otros detalles a comentar

Ya que nos han puesto una lamentable pantalla en el iPhone XR, nos han quitado el sonido estéreo, nos han dado una cámara de calidad notablemente inferior y nos han dejado sin 3D Touch, al menos Apple ha introducido su tecnología Face ID en este teléfono inteligente. El sistema de desbloqueo facial es igual de impecable en el iPhone XR que en el X, el XS o el XS Max, y sirve para desbloquear el terminal o para hacer pagos móviles, o para iniciar sesión en servicios online entre otras cuestiones. Y al menos, también tenemos resistencia al agua, aunque en este caso según la certificación IP67.

Conclusión

En el análisis del iPhone XS no podíamos sino ser críticos con Apple. Es un refrito del iPhone X por el que, evidentemente, no merece la pena volver a gastarse el dinero. En el análisis del iPhone XS Max, sin embargo, aplaudíamos la evolución de Apple desde los Plus a este nuevo Max llevándose su máxima hasta las 6,5 pulgadas, y ofreciendo aún así un diseño compacto y un muy buen equilibrio entre potencia y autonomía.

Con este nuevo iPhone XR hay que volver a ser ‘duros’ con Apple, porque no es lo que se espera de ellos. Es un terminal que aquí, en España, parte desde 859 euros y que no cumple. La pantalla no está a la altura, ni siquiera, de la de móviles de 500 euros, y hay grandes pérdidas en él como la doble cámara que no existe y ha sido sustituida por un único sensor, 3D Touch o los altavoces estéreo. Y otras muchas concesiones como la resistencia al agua –inferior en este modelo-. Y sí, es un ‘todo pantalla’, pero que con esos gruesos marcos negros, bien podría pasar por una copia ‘mal hecha’ de un iPhone X.

A nivel de rendimiento es un terminal impecable; el Apple A12 es su mayor argumento. Y en términos de diseño, Apple ha introducido la ‘gracia’ de una gama cromática más rica y atractiva para el público más joven. Pero si nos compramos este móvil debemos ser conscientes de que, sin lugar a dudas, es uno de los teléfonos en la historia de Apple que menos vale lo que cuesta; sobre todo, porque aún podemos hacernos con un iPhone X por 900 euros, o incluso menos, y que merece mucho más la pena.

A favor

  • Rendimiento excepcional
  • Buena autonomía

En contra

  • Pésima pantalla
  • Sin 3D Touch
  • Sin sonido estéreo
  • Chasis de aluminio

Fuente: MovilZona

Compartir

Comentarios