El último fin de semana se realizaron diferentes operativos en Yerba Buena y se clausuraron varios locales que vendían alcohol y no estaban habilitados.

El fin de semana el Instituto Provincial de Lucha Contra el Alcoholismo (IPLA) con la colaboración de la Policía clausuró varios locales que no tenían las habilitaciones correspondientes, y estaban realizando fiestas clandestinas y vendían bebidas alcohólicas en muchos casos a menores.

“Hay una ley que prohíbe las fiestas clandestinas -7750- pero en Tucumán no desaparecieron”, dijo en LV 12 Daniel Sosa Piñero titular del IPLA.

Con respecto a las fiestas que se cancelaron en Yerba Buena el responsable del aérea dijo: “El lugar no tenía las habilitaciones, además era un domicilio particular ambientado para el evento”. Y contó, “fue una vecina que realizó la denuncia por eso nos llegamos al lugar, había menores en estado de ebriedad”.

El otro lugar clausurado fue en calle Saavedra, también en la ciudad jardín. “Había muchas personas en estado de ebriedad”, reveló Sosa Piñero.

El titular del IPLA dijo que es muy común este tipo de fiestas en la época del año. “Se incrementa mucho el consumo del alcohol en este tiempo. Las fiesta clandestinas es un tema recurrente, hay personas y lugares que se dedican a estos eventos”.

El IPLA no tan solo intervino en estas fiestas, también lo hicieron en la cancha de Atlético Tucumán que ayer jugó en el estadio José Fierro con Independiente. “Decomisamos bebidas adentro de la cancha. Los operativos  que se realizan son con mucho éxito”, cerró Sosa Piñero.

Compartir

Comentarios