El argentino participó con su proyecto en un premio que se conoce como el Nobel de los Estudiantes.

Epov App es una aplicación que puede conectar diversos puntos para ayudar al comercio de pequeños productores. Fue desarrollado por el emprendedor Patricio Gerpe.

A pesar de sus 26 años, Patricio Gerpe tiene un currículum cargado. Su experiencia como emprendedor comenzó en 2016: hasta entonces trabajaba en un supermercado. Luego de una charla TEDx, en la que compartió su vocación por los algoritmos, obtuvo una beca en la Universidad de Hult de Londres.

Allí, participó con su proyecto en el premio que se conoce como el "Nobel de los estudiantes”, y quedó entre los finalistas. La iniciativa avanzó hasta convertirse en una app de alto impacto social. En esta charla, nos cuenta para qué sirve y cómo se usa.

Orgulloso, cuenta que la Epov App resultó muy útil para el comercio de pequeños productores en Etiopía: “Algo copado es que los algoritmos que estamos desarrollando son 100% producto de conocimiento argentino que estamos ‘exportando’ para impactar en África”.

La propuesta es a la vez sencilla e interesante: conectar a comerciantes con transportistas para facilitar el comercio en zonas donde las telecomunicaciones no abundan.

 

El comerciante escribe en la aplicación un código, indica su ubicación y el mercado a donde se dirige. Entonces un conductor cercano recibe el aviso. De ahí, la analogía con servicios como Uber o Cabify. Lo mejor es que no requiere conexión a Internet y que funciona en teléfonos básicos. ¿Funciona sin Internet? “Usamos las redes móviles de GSM para que nuestros usuarios puedan usar mensajes de texto (SMS/USSD) y hacer sus pedidos”, explica Gerpe.

- Sabemos que el proyecto comenzó con un vehículo a biocombustible y que luego se enfocaron en la aplicación, ¿por qué ocurrió esto?

- Desde que comenzamos a participar del Hult Prize, nos enfocamos en el problema y no nos enamoramos de una solución. En 2017 hicimos un viaje a Etiopía para hacer una investigación de campo y observamos que los medios de transporte eran muy precarios. Eso implicaba una frustración común y urgente.

Nuestro primer intento de abordar el problema fue construir un vehículo. Después descubrimos que aún no es el momento de desarrollar ese tipo de productos, ya que los efectos de dichas inversiones en infraestructura se verán en cinco años al menos. Además, el desarrollo a escala de automóviles necesita un costo de capital inmenso. Mucho tiempo de investigación y desarrollo.

 

Sin bajar los brazos seguimos investigando y vimos que la mayoría de los granjeros tenía un celular, no smart. Entonces buscamos una solución de la manera más barata y escalable posible.

Gerpe junto a sus compañeros de Enpov, reconocidos en el Hult Prize.

 

Con mi background en desarrollo de software se me ocurrió crear una sencilla app al estilo de Uber, pero para celulares básicos que pueda conectar a los productores con métodos de transporte público que ya existen (como carros a caballo y taxis rurales). Hicimos varios focus groups con granjeros y la idea fue bien recibida.

La lógica de "economía colaborativa" puede ser replicada para el alquiler de chatas y/o maquinaría agrícola, sobre todo en zonas donde la conectividad a Internet es pobre o nula.

 

- ¿Cómo siguió el desarrollo?

- Armamos una red de investigación estudiantil con cinco equipos de estudiantes de universidades de Etiopía que nos ayudaron a avanzar, entrevistar granjeros y conductores, y lo mejor, replicar toda la experiencia de nuestra aplicación a través de call centers (tipo radio taxi).

Hicimos una prueba con 92 usuarios y los resultados fueron muy buenos. Ahora estamos negociando con la compañía de telecomunicaciones (Ethio Telecom) para obtener una API autorizada que nos permitirá lanzar, muy pronto, la aplicación SMS/USSD al mercado etiopiano. Tenemos la convicción de que Enpov App se puede convertir en el método más rápido y predecible para pedir un viaje a mercados en Etiopía y toda África Subsahariana.

Tras enfocarse en un vehículo a biocombustible, el proyecto apuntó a una app para celulares básicos.

 

- ¿La app podría ofrecer sus ventajas también en nuestro país?

- Una de las opciones que estamos analizando es hacer una parte de nuestra aplicación a código abierto para que gente de cualquier lado del planeta pueda replicar esta solución, incluso en Argentina. En este país la agricultura está muy desarrollada y funciona, casi principalmente a gran escala, cuando los mercados a los que apuntamos funcionan en pequeña escala.

No obstante la lógica de "economía colaborativa" puede ser replicada para el alquiler de chatas y/o maquinaría agrícola, sobre todo en zonas donde la conectividad a Internet es pobre o nula, y para los pequeños productores que no pueden comprar esas maquinarias.

En julio de este año estuve Bragado, en la provincia de Buenos Aires, donde mantuve conversaciones para hacer algo. Todavía es muy temprano para determinar algún plan, pero los contactos están. Paso a paso.

Los planes de Patricio avanzan a paso firme. Acaba de presentar su trabajo en Helsinki, en el Congreso Global de Inteligencia Artificial y Redes Neuronales de Finlandia. Además fue invitado por el Journal of Computer and Software Engineering a publicar un paper científico contando sobre los avances de Enpov App. Muestras que confirman que tiene algo interesante entre manos.

 

Fuente: TN

Compartir

Comentarios