Alumnos reclamaron por mejoras en la educación del establecimiento.

Los estudiantes del colegio Tomás Cabrera denunciaron públicamente al docente que se desempeña en el área de Formación Ética y Ciudadanía. Alrededor de 200 adolescentes realizaron una sentada para ser escuchados.

Estudiantes de la Escuela Provincial de Bellas Artes Tomás Cabrera, de Salta capital, denunciaron ayer públicamente un supuesto acoso sexual por parte de un profesor de Formación Etica y Ciudadana, quien fue acusado por una alumna y su madre el año pasado a través de un trámite administrativo en el Ministerio de Educación, cuyo número expediente es 47-169839/17. Sin embargo, el docente sigue dando clases en el colegio, al que asisten unos 500 chicos y chicas.

Desde las 9, alrededor de 200 adolescentes hicieron una sentada en el primer piso de la institución para plantear una serie de reclamos pero, sobre todo, pedir que los escucharan. Algunos padres y docentes los acompañaron y advirtieron que falta más comunicación en la comunidad educativa.

Durante la manifestación, la estudiante de segundo año que denunció el supuesto caso de acoso sexual contó a El Tribuno que el año pasado pidió no entrar a las clases de este profesor porque se sentía incómoda: "Nos mira, ve pornografía en clase, se toca, se presenta con el cierre (del pantalón) abajo, hace comentarios machistas... Nos hizo pasar situaciones horribles". Consideró que, por esta denuncia, el hombre hizo que rindiera la materia a fin de año: "Fue una injusticia total".

"Yo fui ignorada por parte del cuerpo directivo porque no me brindaron ninguna solución -y tampoco el Ministerio", contó la chica, que es delegada de su curso en el centro de estudiantes. "Buscamos que nos escuchen y nos den soluciones", planteó.

"Hay profesores abusadores. Estamos alzando la voz y solo hacen oídos sordos", señaló también Ángeles Aciar, estudiante de 4§ año y una de las líderes del centro de estudiantes.

Su padre, Sebastián Aciar, acompañó la sentada de los estudiantes y lamentó que algunas alumnas se sintieran acosadas por este profesor: "Me acerco como papá para proteger a las chicas, para estar y evitar que una profesora o cualquier otro adulto que forme parte de la escuela se dirija de manera irrespetuosa a mis hijos y a sus compañeros".

Juan Barthe, profesor en el área de arte y nuevos medios de la parte de fotografía y video, también estuvo presente en la manifestación de los estudiantes. Si bien dijo no estar al tanto del supuesto abuso de un docente, observó que es importante escuchar las inquietudes de los jóvenes y afianzar la comunicación en la escuela: "Los chicos piden que se acerquen y les pregunten, que hablen, que los dejen opinar y organizarse como centro de estudiantes; que los dejen ser estudiantes".

 

"La escuela funciona como un lugar donde los chicos pueden formar una conciencia crítica. Sería bueno que se los escuchara y se les diera una opinión. Si se les dice que no, que haya una justificación. Trabajamos con adolescentes, que se van a manifestar porque es la forma... Tenemos que ponernos en el lugar de ellos y saber que cuando nosotros éramos estudiantes y teníamos esa edad, también teníamos ganas de cambiar el mundo", opinó.

 

La respuesta

El director del colegio, José Farfán, informó cómo actuaron ante la denuncia de supuesto acoso sexual. "La chica se quejó, vino la mamá y hablamos con el gabinete interdisciplinario. Hay actas de eso. La mamá hizo dos actas conmigo. Pusimos en conocimiento a la supervisión. Se envió lo que hicimos: observación de clase del profesor, actas con la madre, con el gabinete interdisciplinario y con la alumna". Dijo que el Ministerio respondió "que no encontraban un ilícito".

Farfán contó que escuchó a los chicos y fue a los cursos en varias oportunidades: "Escuché eso y les pregunté si habían hablado con sus papás para comentarles esto. Les dije: "Yo espero que vengan sus papás porque sus dichos tienen que ir ratificados por la firma de los adultos responsables para que yo pueda hacer algo'". El director lamentó que no hubiera aparecido otro adulto para denunciar: "La mamá también se sintió en soledad, sin el apoyo de ningún otro padre del mismo curso. Los padres siempre tienen su derecho a iniciar una denuncia por otra vía, que es la judicial, que jamás se hizo".

Desde el Ministerio confirmaron que el expediente está en curso para ver si se le inicia sumario al profesor. Consideraron que hay un "descuido" de madres y padres por no involucrarse en la denuncia contra este hombre y revelaron que el director citará a los padres de chicas y chicos que dicen que fueron acosados: "Los padres de las demás chicas no se involucran. No se hizo denuncia por aparte en la Policía ni en la Justicia. No se lo puede echar sin que se investigue".

Baños cerrados

Otra de las grandes quejas que plantearon los jóvenes es que desde hace unos cuatro meses los baños están cerrados durante las horas de clase y que, para ir, tienen que pedir las llaves a los preceptores. Consideraron que eso es "inhumano" y que los expone a situaciones incómodas, como cuando las chicas están indispuestas o alguien está descompuesto. Cuestionaron que no se los hubiera consultado sobre esta decisión y criticaron que esto se debiera a que algunos fuman marihuana. En cambio, propusieron que hubiera charlas sobre consumos problemáticos.

El directo explicó que, ante las denuncias de alumnos y padres por supuestos casos de consumo en los baños, el equipo directivo tomó la determinación de cerrar los baños en horas de clase, tras consultar con el gabinete interdisciplinario y con la supervisora de núcleo. "Fue una decisión dialogada y consensuada por todas estas partes", señaló.

Farfán contó que se hacen charlas sobre consumos problemáticos, aunque no tan seguido, que son dictadas por la Policía o por algunos profesores. Contó que los alumnos que están en situación de consumo dialogan con los psicólogos del gabinete interdisciplinario.

Otro de los problemas en relación con los baños -y con la escuela en general- es la falta de higiene y de limpieza. Desde la cartera educativa, dijeron que esto se debe a la falta de ordenanzas y que se resolverá con la contratación de más personal.

Piden un comedor

Los estudiantes plantearon que necesitan un comedor ya que están nueve horas en la escuela, desde las 7.30 hasta las 16.30.

El director contó que hace poco más de un mes el Ministerio de Educación reconoció la jornada extendida ya que desde su existencia, en 1985, el colegio figuraba como de jornada simple. "El comedor escolar es una nueva empresa en la que tenemos que embarcarnos. Al reconocer la jornada extendida, el Ministerio debería mandar los insumos para un comedor con equipamiento para 480 estudiantes", expresó.

Desde la cartera educativa dijeron que tienen "millones de prioridades", como los comedores de escuelas rurales o los edificios que no están en condiciones de soportar las lluvias. "No creo que eso esté en el presupuesto ni que vaya a estarlo en el corto plazo", revelaron.

 

Fuente: El Tribuno

Compartir

Comentarios