Fabbro quedó detenido en diciembre pasado. Interpol lo ubicó en la ciudad mexicana de Puebla.

All Boys le envió una carta al juez para que habilitara al jugador a firmar contrato con su institución.

Parece mentira pero es real. El club All Boys, que hoy milita en la Primera B Metropolitana del fútbol de AFA, pidió autorización e intentó contratar a Jonathan Fabbro, futbolista que hoy está preso en el penal de Ezeiza, acusado de violar a su ahijada. Lo reconoció el propio presidente de la institución.

Fabbro, argentino de nacimiento pero que se nacionalizó paraguayo, fue detenido en México y extraditado a la Argentina en mayo de este año, luego de que la justicia diera lugar a la denuncia de su ahijada de 11 años. El enganche surgido de Boca, pero que pasó por River, fue acusado por abuso de menores con acceso carnal agravado por vínculo y corrupción de menores.

Fabián Aguirre, presidente de la institución de Floresta, lo confirmó ante la prensa: "Sí, lo reconozco. Pero a nosotros nos dijeron que, en caso de quedar libre, si había una posibilidad lo sometíamos a una prueba y al consentimiento del cuerpo técnico. El papel presentado es en el caso de que Fabbro quede libre y de que se reconozca que no tiene ninguna culpabilidad".

"Si es responsable de lo que se lo acusa no se lo va a contratar. Está aclarado. Como cualquier persona, si es así, tiene el derecho a trabajar", dijo Aguirre a Infobae.

El pedido, mediante una carta entregada por la defensa y firmada por el presidente de All Boys, fue presentado hace un tiempo, pero se dio a conocer recién ahora. En él, el club de Floresta le ofrecía un contrato el jugador desde el 1° de agosto de 2018 hasta el 30 de junio de 2019, con un salario de 30 mil pesos por mes.

Para que eso sucediera, la Justicia debía autorizar la salida de prisión de Fabbro, lo que finalmente no sucedió. El 17 de octubre pasado la Sala de Turno de la Cámara Nacional de Casación, integrada por los jueces Pablo Jantus y Eugenio Sarrabayrouse, falló en contra del futbolista al rechazar un recurso extraordinario presentado por su defensa. 

La ahijada de Fabbro declaró en la Cámara Gessell del Cuerpo Médico Forense que sufrió al menos cinco años de abusos, testimonio validado por psicólogos que consideraron que la pequeña no mentía. Capturas de pantalla y chats constataron algunos de esos abusos. 

Tras ser detenido en México y extraditado a la Argentina, Fabbro está detenido en un pabellón para presuntos delincuentes sexuales en el penal de Ezeiza. Su pareja, la modelo Larissa Riquelme, contó en los últimos días que el ex jugador de la selección paraguaya pasa sus días en la cárcel cocinando tortas.

Compartir

Comentarios