No encuentran a la mujer en los domicilios que declaró.

La Policía de Seguridad Aeroportuaria tiene la misión de confirmar la citación judicial de Macarena Bordato. Hasta el momento no la encuentran.

La Justicia busca a Macarena Bordato una testigo clave en el juicio por el crimen y posterior encubrimiento de Paulina Lebbos.

La Sala III en lo penal, a cargo del proceso oral, dispuso que la mujer sea citada para declarar como testigo y estaba previsto que la medida se concretara tras el receso de dos semanas, según fuentes judiciales.

El personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), que tenía la misión de confirmar la citación judicial, se presentó en domicilios que había hecho figurar Bordato en los registros oficiales. Sin embargo, los uniformados federales no pudieron hallar a la mujer, tanto en Yerba Buena como en la capital. El último lugar de residencia habría sido un edificio de la zona del parque 9 de Julio.

Bordato había sido nombrada en una audiencia del juicio, en marzo pasado. En ese momento, Magdalena Cruz, una de las empleadas, había señalado que la mujer puso a su nombre una línea de celular. Ese teléfono, justamente, figuraba en un cruce de llamadas con las hermanas Virginia y Jimena Mercado (amigas de Paulina); Gisella Rennis, José Luis Gómez -padre de Roberto Luis Gómez, el único imputado por el homicidio de Paulina- y Walter “Chichilo” Acevedo, referente de la barra de Atlético.

Cruz había sido citada también como testigo para que explicara las llamadas a su nombre con esas personas. Tras esa declaración, el Ministerio Público Fiscal (MPF) solicitó la incorporación de Cruz al programa de testigos protegidos, cuyos beneficios se hicieron efectivos meses después.

Bordato, a la vez, se hizo conocida a nivel nacional por un incidente en el aeropuerto local, en 2016, con efectivos de la PSA.

Compartir

Comentarios