Si la fiesta fuera tucumano no existirían las calabazas, sino las naranjas. (Foto del disenso)

Hay quienes festejan y otros que no. El mejor lugar para pasar una "noche de brujas" es el cementerio, algunos recomendaron el "Oeste". Otros recuerdan la vieja casona de avenida Mate de Luna y hay algunos que ironizan con el "terror" de las boletas de servicios.

Los fantasmas volarán desde las tumbas, las brujas recorrerán las calles en sus escobas y los vampiros saldrán de sus sarcófagos. Hoy en gran parte del mundo festejan Halloween o "noche de brujas", la conocida celebración estadounidense que cada año gana más adeptos en todo el mundo.

En Tucumán hay quienes se prenden a la fiesta de miedo y se animan a disfrazarse. Por lo general son en los barrios privados o country donde los niños vestidos como: fantasmas o brujas, recorren las casas con una canasta y van recolectando dulces.  “No lo festejamos pero si tenemos listas las golosinas para darle a los vecinitos que pasan a la tarde”, dijo Alejandra.

También están los desvergonzados que en un estilo de competencia preparan el mejor disfraz y se muestran en un lugar común como en la plaza Independencia donde cientos de tucumanos se concentraron para festejar su “Halloween”.  El fin de semana hubo fiestas temáticas con mucha concurrencia de jóvenes.

En muchas escuelas o colegios privados no tocaron el tema, si en los institutos que enseñan lenguas extranjeras. “Muchos asisten disfrazados y por lo general la Miss (profesora) avisa a los vecinos para que cuando pasen los alumnos después del: ¿truco o trato? Le den su recompensa”, contó Nadia una oyente de LV 12.

Hay muchos tucumanos que no festejan, otros a veces… sin embargo a la hora de elegir un lugar para recorrer una noche de brujas es el cementerio. “Uno con muchas historias urbanas sería el mejor”, dijo Florencia y Sebastián agregó entre risas “el Oeste”.  Y la rivalidad de una hincha decana apareció: “La ciudadela, está lleno de muertos”, señaló entre risas Julia. "Las empresas de servicio cuando hay que ir a pagar", ironizó Juan Pablo. 

Otro de los sitios preferidos es la “primera confitería” camino a San Javier. El salón está abandonado  y se convierte el escenario ideal para revivir viejas leyendas. También recomiendan el “Palacio de los Deportes” en el Parque 9 de Julio y una “vieja casona” de avenida Mate de Luna al frente del parque Guillermina.

 

Un poco de historia

Las raíces de Halloween no están realmente en Estados Unidos, sino en Reino Unido. Los antiguos britanos tenían una festividad similar conocida como Calan Gaeaf. En el Samhain se celebraba el final de la temporada de cosechas en la cultura celta y era considerada como el “Año nuevo celta”, que comenzaba con la estación oscura.

La Iglesia católica instituyó como una de sus celebraciones el "Día de todos los santos", en honor de los que "gozan de la vida eterna en la presencia de Dios" y que no aparecen en santorales o no se conoce su nombre. “Yo soy cristiano y pienso que en cada región del mundo se celebra de forma distinta y los argentinos tenemos nuestras costumbres y no creo que se deba tomar costumbre que no son propias”, agregó Miguel.

Hoy en día, Halloween es el día festivo no religioso más grande de Estados Unidos: de hecho, superó al Día de San Valentín y la Semana Santa como el período pico para las ventas de chocolate en 2010.

A lo largo de los años, se ha exportado a otros países, muchos de ellos en Latinoamérica. Permite un breve respiro de las normas sociales que inhiben el contacto entre extraños y une religión, naturaleza, muerte y romance.

Compartir

Comentarios