La norma entre en vigencia a partir de este viernes.

Así lo dispuso el Gobierno en una resolución publicada en el Boletín Oficial de este jueves. El sueldo de los cesanteados deberá ser superior a $160.500.

El Gobierno reglamentó el alcance del Impuesto a las Ganancias a las indemnizaciones por despido para los directivos de las empresas públicas y privadas, que tributarán cuando el sueldo sea superior a $160.500 mensuales.

Según el decreto 976/2018 publicado este jueves en el Boletín Oficial, las indemnizaciones pagarán Ganancias cuando el despedido haya ocupado un cargo gerencial durante al menos un año antes de la desvinculación y cuya remuneración bruta mensual supere en quince veces el Salario Mínimo, Vital y Móvil, que hoy está en $10.500.

La norma entre en vigencia a partir de este viernes y lleva la firma del presidente Mauricio Macri, el jefe de Gabinete Marcos Peña y el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne.

Fuente: Minuto Uno.

Compartir

Comentarios