El Pampa decidió dejar su cargo tras la derrota por penales de San Lorenzo.

Lo anunció tras la dura eliminación a manos de Temperley, en la Copa Argentina. El ciclón sufrió otra decepción y piensa en otros nombres para revertir su presente.

Punto final para el ciclo de Claudio Biaggio en San Lorenzo. No va más por decisión propia. El Pampa lo anunció minutos después de que su equipo quedará eliminado en los cuartos de final de la Copa Argentina, ante Temperley, que milita en la B Nacional, por penales (fue 1-1 en los 90 minutos).

"San Lorenzo es mi casa. A veces hay que irse tranquilo. Soy un agradecido al hincha, ellos saben lo que uno siente. Ojalá que estos jugadores puedan revertir esta situación", dijo el entrenador en el vestuario de la cancha de Lanús, donde se disputó el encuentro. "El club y la gente necesitan una renovación. Ya está, no hay más explicación. Doy un paso al costado", agregó en rueda de prensa.

 

Biaggio era resistido por la gran mayoría de los simpatizantes del Ciclón, que si bien le tienen un cariño importante por su pasado de goleador, nunca fueron seducidos por su equipo. Lo que más le reprochaban era que no tenía un estilo de juego definido. En total dirigió 43 partidos: ganó 19, empató 13 y perdió 11.

Su único logro fue haber logrado meter a San Lorenzo a la próxima Copa Libertadores. Después, quedó afuera de la Sudamericana y ahora de la Copa Argentina. Y en la Superliga está en el puesto 20, a 13 unidades del líder Racing. Muy lejos.

 

El Pampa había asumido como interino en 2017 y al obtener buenos resultados de entrada fue ratificado por el presidente Matías Lammens y por el vice Marcelo Tinelli en el cargo en diciembre. Aunque nunca lo blanquearon, los dirigentes optaron por una política de reducir el presupuesto del fútbol profesional para equilibrar las cuentas de la institución y esto repercutió en el armado del primer equipo. De hecho, la elección de Biaggio, un DT de bajo salario que no exigiría grandes refuerzos, estuvo ligada directamente con esta idea.

¿Y ahora? Por lo pronto Diego Monarriz, entrenador de la Reserva del club de Boedo que marcha primera e invicta, dirigirá el domingo ante Talleres por el torneo local. Lammens y Tinelli analizarán al sucesor teniendo en cuenta que el objetivo en 2019 será hacer un buen papel en el regreso a la Libertadores. Sebastián Beccacece (hoy en Defensa y Justicia), Jorge Almirón (desocupado) y Diego Cocca (recientemente despedido del Xolos de Tijuana) son los nombres que ya suenan en una lista que seguramente tendrá más integrantes con el correr de los días.

 

Fuente: Clarín

Compartir

Comentarios