En el recinto (Foto La Gaceta)

El padre y familiares del joven asesinado en un intento de asalto participó de una reunión con el intendente de Yerba Buena y concejales. Abandonó el recinto y dijo que su relación con la política murió.

“¿para qué me invitaron acá? Estoy escuchando a gente que habla de cosas que me chupan un hue... ¿Saben lo que es acostarme, cerrar los ojos y ver la cara de mi hijo muerto todas las noches? ¿Saben lo que es eso? Ustedes no entienden nada”, dijo Santiago, el padre de Valentín Villegas, el joven que fue asesinado en un intento de asalto, y abandonó el recinto.

Resulta que ayer en el Concejo Deliberante de Yerba Buena el intendente de la ciudad Mariano Campero, expuso sobre el caso mientras que los ediles propusieron medidas para prevenir futuros delitos.

“Yo sé dónde están los delincuentes, vos sabés dónde están los delincuentes (por Campero), todos los concejales saben dónde están los delincuentes. Y todos los concejales saben dónde se guarda la GUM (Guardia Urbana Municipal) cuando tienen que hacer prevención, y no la hacen”, denunció mientras los concejales y el intendente discutían si había un “mapa” del delito de la ciudad.

“De mi parte, la relación con la política se ha roto. Lo que quiero es que no haya más muertos. Todos los días prendo un teléfono por la mañana y me entero de que hay un policía asesinado, que mataron a un chiquito de 14 años a tiros y que los médicos no lo podían curar porque estaban atrincherados por los balazos. ¿Estamos todos locos?”, manifestó ante la prensa Villegas, al retirarse del edificio del Concejo Deliberante.

Campero dijo que el caso de Valentín “golpeó a todos los vecinos de Yerba Buena”. Respecto de los reclamos, el jefe comunal resaltó que apunta a armar una espacio junto con vecinos, los concejales y la policía, “para abordar el problema de la inseguridad”. “También acordamos con los concejales enviar algunos proyectos de ley, sobre todo, para ampliar las facultades de la Guardia Urbana y generar mayores equipamientos. Hay elementos preventivos que utilizan la policía y otras guardias municipales, como la taser (arma de electrochoque), para la prevención del delito”, explicó. Remarcó que, “dentro del dolor de la familia, se pudo establecer una instancia de diálogo sano”.

Compartir

Comentarios